Tenis

Las Williams y una señal de tolerancia

Luego de 14 años de ausencia, Serena Williams jugará nuevamente el torneo de Indian Wells (en marzo). En estos casi cinco lustros sin participar, la familia completa de las hermanas tenistas mostró sus discrepancias con el torneo al que acusaron de racismo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Serena. Regresará a unas canchas en la que no juega desde hace 14 años.

FERNANDO TETES

Todo comenzó cuando Venus y Serena debían enfrentarse en semifinales de esa temporada. La mayor de las hermanas no se presentó a disputar ese partido por una lesión, y de esa forma la actual uno del mundo se metió en la final ante la belga Kim Clijsters.

Al día siguiente, en la definición, el público abucheó a toda la familia Williams, aduciendo que habían digitado el cruce de antemano.

Richard, el padre de las Williams, que permaneció sentado junto a Venus durante la final, dijo haber escuchado insultos racistas y desde entonces nunca más se presentaron a jugar en el desierto californiano.

"Emocionalmente, siempre me pareció que lo más fácil era permanecer alejada. Hoy aún hay muchos que dicen que no debería volver, y otros que debería haberlo hecho hace varios años. Entiendo ambas perspectivas y he luchado con ambas por mucho tiempo. En este caso, estoy siguiendo lo que me dice mi corazón", dijo Serena a la revista al confirmar su regreso en este 2015.

"Las falsas acusaciones de que nuestros partidos estaban arreglados siempre nos hicieron mucho daño, pero agregarle un trasfondo racista lo transformó en algo muy doloroso, confuso e injusto. En un juego que amo, en un torneo donde atesoraba grandes recuerdos, de pronto me sentía sola, rechazada y con miedo", dijo y luego agregó: "No fue fácil olvidar las horas que pasé llorando en el vestuario después de ganar el título y sentí que había sufrido la peor derrota de mi carrera: no en un partido de tenis sino en la lucha por la igualdad. Lo que pasó enfureció y entristeció a mi padre. Nos dedicó toda su vida para afrontar este viaje, y todo esto le recordó a su infancia en el Sur".

Williams dijo que ese recuerdo la persiguió durante años, pero que ya pasó tiempo suficiente y las cosas se sienten de manera diferente. "Hace algunos meses, cuando el presidente de la Federación rusa, Shamil Tarpischev, realizó comentarios racistas contra mí y contra Venus, la WTA y la USTA lo condenaron inmediatamente. Eso me hizo recordar cuánto ha avanzado el deporte desde entonces y cuánto camino he recorrido yo también", explicó.

"Estoy en un punto de mi carrera en el que no le tengo que probar nada a nadie. Si vuelvo es por amor y por un nuevo entendimiento de lo que significa perdonar", indicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)