TENIS

En el US Open mandó el uno

Novak Djokovic se quedó con el US Open luego de un partidazo, que definió 6-4, 5-7, 6-4, 6-4, ante Roger Federer en una final deliciosa jugada entre el mejor uno y el mejor dos del mundo a este momento.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
¡Sos mía! Djokovic celebra besando el trofeo del US Open; otro más para la colección de grandes conquistas que consiguió el número uno del mundo. Foto: AFP

No importó que la lluvia postergara dos horas y media el inicio del juego, bien valió la pena esperar para disfrutar de 190 minutos de un partido intenso, de tiros ganadores, errores a veces no forzados, a veces bajo presión, hasta con el tono épico que suele darle Federer hasta a sus derrotas, ya que estaba 2-5 en el set final, y tuvo tres chances para quebrar a Nole e igualar.

Esa pelota larga con la que se definió el partido y que le hizo al serbio señalar en agradecimiento a su banco, no degrada un año increíble de Federer, a sus 34, y consolida una temporada rara de Djokovic.

Jugó las cuatro finales de Grand Slam, pero se quedó con las ganas de Roland Garros.

Sin embargo es el uno indiscutido del circuito, con tres de cuatro grandes en su haber, como lo hizo ya en 2011, con la misma deuda sobre polvo de ladrillo.

Llegó a Nueva York con irregularidades, tras ganar Wimbledon (derrotó en la final a Roger), pero perdiendo las dos definiciones previas, en Montreal ante Andy Murray y en Cincinatti ante el mismo suizo.

Incluso como dato vaya que sólo dos jugadores desde 1970 han logrado jugar en un mismo año las cuatro finales de los grandes: Nole, y el propio Roger, quien lo logró en 2006, 2007 y 2009.

El de Belgrado logró su décimo título de Grand Slam, y si todos miran la vidriera inédita de Federer con 17, también deben prestarle atención a la de Nole, quien con esta decena se pone a la altura del enorme Bill Tilden o el increíble Bjorn Borg.

A sus 28 años es el tenista de más triunfos en el año, con 63, y es la cuarta temporada en la que gana al menos siete títulos. Djokovic logra en su sexta final en el US Open su segunda corona en Flushing Meadows, luego de aquella de 2011, y con cuatro frustraciones en su haber sobre el cemento neoyorquino.

Nada empaña el año de Federer, finalista en Wimbledon y el US Open, pese a que hace tres años que no levanta un trofeo mayor, justamente desde el Grand Slam de Londres de 2012.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)