TENIS

Se terminó el año para Roger

Federer anunció que su rodilla necesita más descanso y por eso no viajará a Río ni jugará hasta 2017.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Federer. “Prefiero no salir a la cancha que retirarme”, dice. Foto: AFP

Se terminó el año para Roger Federer. El suizo comunicó a través de su página de Facebook que no sólo se perderá los Juegos Olímpicos, sino que además, no jugará por el resto de la temporada.

"Estoy extremadamente triste por anunciar que no podré representar a Suiza en los Juegos Olímpicos de Río y que me perderé el resto de la temporada", comenzó diciendo el tres del mundo.

"Luego de considerar todas las opciones con mis médicos y equipo, tuve que tomar la muy difícil decisión de terminar mi año 2016, ya que necesitaré una rehabilitación más prolongada de la operación de rodilla a la que fui sometido a comienzos de la temporada", agregó el de Basilea.

"Los médicos me han dicho que si deseo seguir jugando en el circuito profesional sin inconvenientes por unos años más en el circuito profesional, debo dedicarle más tiempo de reposo a mi rodilla y a mi cuerpo", explicó.

Luego Roger reflexionó acerca de su estado de salud en general a través de los años. "Es duro perderse el resto del año, pero de todos modos esta situación me hizo pensar en lo afortunado que he sido durante mi carera, en la que tuve apenas unas pocas lesiones".

Finalizó expresando que "el amor que siento por el tenis, por la competencia, por los torneos y los aficionados se mantienen intactos. Estoy más motivado que nunca para poner toda mi energía en un regreso saludable, fuerte y en la mejor condición posible para jugar mi tenis de ataque en 2017".

Lesiones.

Federer ha sido básicamente un tenista saludable. Sin embargo, este año todo se complicó. Debió operarse de meniscos luego de su partido ante Novak Djokovic en Australia, se perdió el Masters 1000 de Madrid por un problema en la espalda y se fue de Wimbledon rumoreando que esperaba que su problema de rodilla no fuera grave, pero a la vista está que le pasó factura.

En total ha jugado 1342 partidos desde que se hizo profesional en 1999 (la racha es 1117 ganados y 225 perdidos) y nunca se retiró de un partido.

En cambio sí estuvo ausente pero en apenas tres en los que no salió a jugar. "Prefiero no salir a la cancha que retirarme por más que sienta dolor", dijo una vez Federer hablando del respeto de los tenistas hacia el público.

En octubre de 2008 no se presentó ante James Blake a los cuartos de final del Masters 1000 de París Bercy, en las semis de Doha de 2012 no pudo salir a jugar ante Jo Wilfried Tsonga y en 2014 no jugó la final del Masters ante Djokovic.

En 2008 Federer fue diagnosticado con Mononucleosis y por ello se perdió seis semanas. Estuvo afectado en el Abierto de Australia y Dubai. En ese momento dijo que había perdido gran parte de su estado físico mientras le diagnosticaban la enfermedad.

En 2014 tuvo problemas en su espalda durante las semifinales del Masters cuando jugaba ante Stanislas Wawrinka y, aunque ganó, no pudo salir a jugar la final.

Este año llegó su única lesión física importante, que fue la rotura de meniscos, que hasta ahora viene pagando con la recuperación.

Su espalda este año lo dejó fuera de Madrid, le condicionó su partido ante Dominic Thiem en Roma y lo alejó de Roland Garros, frenando en 65 presencias consecutivas su actuación en torneos de Grand Slam desde Australia de 2000, un récord inigualado.

Las consecuencias de su descanso.

La ausencia de Roger Federer en el circuito de aquí hastas fin de año generará movimientos en la clasificación de la ATP. El suizo (por más que seguramente tendrá ranking protegido para cuando comience la próxima temporada y ello le permitirá participar de los torneos importantes como el Abierto de Australia) terminará 2016 fuera del top 10 por primera vez desde 2002. Además de la no estar en Río de Janeiro, Federer se perderá el último Grand Slam del año, que será el Abierto de Estados Unidos, certamen al que no falta desde 1998. A su vez, también causará baja en el Masters de fin de año (al que se clasifica a través de la Carrera de Campeones), algo que no ocurría desde 2001. Todos estos números y sus presencias permanentes en estos apartados no hace más que demostrar su vigencia en los últimos 18 años de carrera profesional.

Un nombre para tener en cuenta: Denis Shapovalov.

En tiempos de renovación, un nuevo nombre se suma a la lista de talentos que están comenzando a pisar fuerte. Denis Shapovalov es un canadiense de 17 años, nacido circunstancialmente en Israel, y acaba de dejar fuera en la primera ronda del Masters 1000 de Toronto a Nick Kyrgios tras vencerlo 7-6(2), 3-6, 6-3 su su primera victoria ante un top 20. Shapovalov es el último campeón junior de Wimbledon y afirmó que "Nick es tal vez futuro uno del mundo. No esperaba ganarle. Sólo quería ir punto a punto para medirme con él", señaló. El juvenil nació en Tel Aviv porque en ese momento sus padres, ambos deportistas, estaban entrenando en Israel. Su madre es exjugadora y actual entrenadora de tenis y su padre un exjugador de voleibol. Hoy Shapovalov jugará ante Grigor Dimitrov.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)