TENIS

“Tenía un montón de secretitos”

Pablo Cuevas regresará a la actividad el próximo 17 de julio en Bastad, el primer torneo que ganó en su carrera, hace ya tres años. El uruguayo decidió saltearse la gira sobre césped para darle descanso a su rodilla.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cuevas quedó eliminado en Roland Garros. Foto EFE

-¿Cómo está de la rodilla?

-Bien, estoy bien. Terminé un poco dolorido la gira sobre polvo de ladrillo, volví a Montevideo, hice unas imágenes, las vio el médico que me operó en Estados Unidos y me dijo que debía estar entre tres y cuatro semanas sin impacto. Como las cuatro semanas se cumplían a mitad de la anterior a Wimbledon y no tenía días previos para entrenarme antes de ir a jugar al césped, decidí hacer lo que me recomendó el médico sobre todo pensando en el resto de la temporada. Por eso decidí retomar en Bastad.

-¿Nada de qué preocuparse por la rodilla entonces?

-En esas imágenes se pudo apreciar que todos los transplantes y demás que me realizaron en las operaciones estaban perfectos así que eso fue una buena noticia. Como me dolía en el mismo lugar, me dejó tranquilo porque siempre hay un foco más de atención que si fuera cualquier otra molestia.

-¿Siente que faltar a la temporada sobre césped cortó un poco ese impulso que había logrado en 2016 sobre esta superficie?

-El año pasado, de alguna manera, le había encontrado la vuelta al césped, por lo menos en una semana me adapté bien, y este año tenía un montón de secretitos que había aprendido, pero de todas formas tenía que prepararme bien para llevarlas adelante. No tenía sentido caer en Wimbledon luego de entrenar un día. Aunque tengas las cosas claras, no es que de un día para el otro las empezás a hacer. Necesitas trabajarlas.

-¿Cómo cayó este descanso obligado en el contexto de toda la temporada?

-Dentro de lo malo de cortar la temporada, este descanso en el medio del año es un poco mental. Tengo una semana más para disfrutar en mi casa, y luego resta una parte de la gira muy importante en la que el año pasado no me fue tan bien. Tengo posibilidades de seguir creciendo, sobre todo después de comienzos de este 2017. Quedan muchos torneos y voy a ir con ganas a jugarlos. Este descanso lo aprovecho para salir con más energía y mejor preparado.

- ¿Qué expectativa le genera regresar a esta parte de la gira en la que ganó sus primeros torneos como profesional?

-Siento que luego de este parate puedo arrancar a jugar en la superficie que más cómodo me siento. Son tres torneos lindos, y uno de ellos es ATP 500, y es de los últimos del año en polvo. Hay buena cantidad de puntos para ir en su búsqueda. Voy con ganas de aprovecharlo.

-¿Cómo se siente habiendo estado tan arriba en la Carrera de Campeones? ¿Siente que se consolidó y lo respetan más?

- Es lo que buscaba respecto a torneos más grandes, para estar más en la pelea y pude lograrlo en uno de los dos que disputé sobre cemento. En el polvo de ladrillo tuve dos buenas semanas en Montecarlo y Madrid, y fui bastante regular luego del inicio de año. Buscaba esto para estar más arriba e independientemente de cómo me vea el resto del circuito, yo me siento muy bien.

-¿Cómo sigue su gira en pareja con Rohan Bopanna, porque en principio era hasta Wimbledon?

- No se terminaba en Wimbledon, pero sí era un momento para evaluar el año. Estamos más o menos cerca de las mejores parejas del mundo, y queda una mitad de año que probablemente sigamos juntos. No confirmamos, pero seguramente Cincinnati y el US Open juguemos juntos, y de ahí hasta fin de año.

-¿Cómo vivió la Copa Davis en Uruguay, pese a que aunque hubiera querido la rodilla no permitiría jugarla?

-Se iba a complicar jugar por esta dolencia en la rodilla. Necesitaba descanso también y eso ya complicaba poder jugar. Cuando en Roma empecé a sentir molestias, ahí decidí no jugar la Davis, porque si no no me mejoraba más.

Siguió la Davis

“No estaba en Uruguay, porque aproveché a descansar, pero estuve en contacto con varios integrantes del equipo. Estuve en uno de los entrenamientos antes de la serie. Vi que había varios juveniles entrenando, y luego todos contentos porque se logró el objetivo. No estaba equivocado en que el equipo que tenía era Uruguay era mejor que el resto que venía y los chicos lo demostraron. Sumaron confianza, jugaron muchos partidos de Copa Davis en una semana, creo que estuvo bueno”, afirmó Cuevas en relación a lo realizado por el equipo uruguayo. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados