Tenis

Serena por récord de Steffi Graff

La número uno también buscará completar su Golden Slam, ya que ganó los tres primeros grandes

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Meta. Serena Williams va por llegar a los 22 títulos de Grand Slam obtenidos. Foto: Archivo El País

Serena Williams es la mayor atracción local para el US Open. La estadounidense, que tiene ventaja suficiente en el número uno del tenis femenino como para descansarse, es quien mueve la aguja del interés en un circuito que consigue muchas actrices secundarias.

La menor de las hermanas está a siete partidos de lograr una doble meta histórica: por un lado llegar a 22 títulos de Grand Slam, superando los 21 de Steffi Graf, que es la marca máxima, y por el otro completar su Golden Slam, tras ganar en esta temporada los tres primeros títulos grandes en Melbourne, Paris y Londres.

Hace 27 años que una mujer no logra esa meta anual, y sólo una enorme sorpresa parece desviarla del camino para obtenerlo, aunque siempre está presente esa posibilidad. Al menos en el último lustro ninguna final del US Open femenino vendió todas las localidades. Siempre quedó un remanente, algo que no aconteció ni siquiera en la final masculina del año pasado, en la que estuvieron otros dos actores secundarios: Kei Nishikori y Marin Cilic, al final campeón.

Sin embargo la USTA (la asociación de tenis local, organizadora del evento) ya prevé que el estadio quedará chico para el 12 de setiembre, cuando se dirima la copa femenina (y la de dobles masculinos). No en vano este año la venta casi tiene asegurado el cartel de Sold Out, y la reventa está llegando a precios inusitados.

De hecho a través de internet se pueden conseguir algunas localidades lejanas y relativamente baratas para ver a las damas, por unos US$ 100 dólares en adelante, llegando en la reventa a casi US$ 900.

Es un precio récord teniendo en cuenta que el torneo comienza a jugarse la semana próxima, y que está al mismo nivel que la reventa masculina.

En 2012, según consigna el portal Punto de Break, las entradas para ver la final de hombres costaban US$ 150 más que las de las damas.

La ansiedad por estar en la final está aumentando el precio y bajando los cupos restantes, pero aún falta que Serena cumpla el mandato y llegue a la definición.

La uno del mundo afirmó que antes del torneo no siente la presión. "Tal vez más adelante la empiece a sentir. Nunca pensé que iba a estar en esta posición, tratando de alcanzar a Steffi. Vi mensajes de ella y es un gran apoyo. Me encanta ver que un campeón se pone feliz por la siguiente. Agassi también ha sido un apoyo increíble", añadió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)