TENIS

Es el renacer: Australia catapultó a Roger

Federer escaló posiciones en el ranking luego de ganar su Grand Slam número 18.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Reuters

Pocas veces un torneo de Grand Slam genera tantos cambios en el escalafón profesional, tanto masculino como femenino.

La edición 2017 del Abierto de Australia cambió el mapa de los top 10 del circuito masculino.

Ya de pique los dos finalistas escalaron y aunque aún no están al nivel de sus mejores tiempos, están acercándose luego de un final de temporada 2016 que los tenía lejos.

Sin dudas que el gran beneficiado es Roger Federer. El suizo comenzó en el puesto 17 y por eso tuvo que ganarle a cuatro top 10 para poder llegar al cetro.

El camino fuera de los tradicionales top 4, donde permaneció durante una docena de años, es más liviano porque los grandes tenistas no aparecen en el horizonte hasta las rondas finales.

Federer, quien llegaba tras seis meses sin jugar, se conformaba con cuartos de final y en todo caso llegar a este lunes 30 de enero en el entorno del puesto 14.

Sin embargo su épico triunfo ante Nadal, y su no menos épico retorno a un trofeo de Grand Slam cinco años después de aquel de Wimbledon 2012, lo colocó en el puesto 10.

El suizo otra vez es parte de la elite.

Rafa Nadal, vencido en la definición de Melbourne, también trepó. Pasó a ubicarse en el sexto puesto, luego de haber comenzado el Abierto de Australia en el noveno.

Entre los hombres, la clasificación sigue encabezada por Andy Murray, quien comenzó el torneo con peligro de acercamiento de Novak Djokovic, pero ambos se fueron temprano del torneo sin pisar la segunda semana.

En el top 4 y se registra un cambio. Stanislas Wawrinka, semifinalista derrotado por Federer este año y campeón del torneo en 2014, le arrebató el tercer puesto a Milos Raonic, ahora cuarto.

Para que estos movimientos sucedieran debían bajar otros.

El francés Gael Monfils es uno de los perjudicados. El galo pasó del sexto escaño antes de Melbourne, al noveno dos semanas después.

Fuera de las grandes luces de la primera página de los ranking, el más beneficiado, y hasta sorpresivamente, fue Micha Zverev.

El alemán, hermano del ascendente y ya estrella novata Alexander, pasó del 50 al 35 del mundo, mejorando 15 escaños tras vencer a Andy Murray aunque perdiendo luego en cuartos ante Federer.

Un festejo íntimo con su familia.

Roger Federer contó que en la noche posterior a ganar el Abierto de Australia "fuimos a un bar privado con nuestros amigos y familiares y todavía llevaba el raquetero encima".

Le comentó a Tages Anzeiger: "Tuvimos un DJ, que pinchó la música que nos gustaba a todos y no regresamos al hotel hasta las 6:30 de la mañana".

También dijo este lunes que sus hijos lo despertaron "y se pusieron a jugar con el trofeo. Los chicos ponían juguetes dentro de la Copa y las chicas la cepillaban".

Confesó también que "luego de dormir sólo una hora, pensé: es cierto. No era sólo un sueño. En el pasado todo era más fácil de comprender. La atención de los medios fue algo enorme, esto demuestra que la victoria ante Nadal fue algo muy grande."

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º