ROLAND GARROS

Rafael Nadal sigue siendo el Rey de París

Ganó su título 12 sobre el polvo de ladrillo francés al batir a un Dominic Thiem que le dio gran batalla en los dos primeros sets, pero que luego comenzó a quedarse sin energías hasta sucumbir en cuatro parciales.

Rafael Nadal
Rafael Nadal y su decimosegunda copa en París. Foto: Reuters

No hay con qué darle a Rafael Nadal. Por segundo año consecutivo y decimosegunda ocasión en su carrera, el español (número 2 del mundo) se coronó campeón de Roland Garros, al vencer al austríaco Dominic Thiem (4) por 6-3, 5-7, 6-1 y 6-1 en un gran partido de tenis, especialmente durante el primer parcial.

Rafa alcanzó así su Grand Slam número 18 (quedó a dos de Roger Federer), ganó todas las finales que disputó en el torneo de París y llevó su récord a 101 partidos ganados y ninguno perdido cada vez que ganó el primer set en un juego a cinco sets.

Sin embargo, hay que hablar también del gran mérito de Thiem, quien durante poco más de tres horas le dio dura batalla al mallorquín pese a la gran diferencia en el descanso que había en favor de este último.

Thiem había jugado 24 horas antes los últimos tres sets de su semifinal ante Novak Djokovic, mientras que Nadal había definido su presencia en la definición el viernes en solo tres sets, los que necesitó para vencer a Roger Federer.

Primer set: Nadal 6-3

Los primeros seis juegos del primer set tuvieron un ritmo demoledor. Fue durante el primer parcial que se vio lo mejor de la final y quizás de todo el torneo. Potencia, profundidad, ángulos, toques sutiles... de todo se vio en ese primer set que duró prácticamente una hora, porque abundaron los puntos largos, con más de 15 golpes. Ambos jugadores hicieron gala de un gran estado físico, llegando a pelotas que parecían imposibles. Thiem logró el primer quiebre, Nadal se recuperó enseguida y le robó el juego de saque y a partir del séptimo game todo fue para Rafa, más consistente en su juego. El desgaste fue muy grande para los dos.

Segundo set: Thiem 7-5

Dominic Thiem
Dominic Thiem. Foto: AFP

Otra vez el parcial fue muy peleado, pero ya sin tanta intensidad. Los puntos fueron notoriamente más cortos. El punto de quiebre del set llegó recién al final, cuando Thiem logró quedarse con el servicio de Rafa en el juego 12, con lo cual puso el 7-5 final. Dio la sensación de que Nadal, con el primer parcial asegurado, fue el que mejor administró las energías, lo cual puede explicarse en que acortó los puntos, arriesgó más y cometió 12 errores no forzados, cinco más que el austríaco.

Tercer set: Nadal 6-1

Rafael Nadal
Rafael Nadal. Foto: Reuters

Fue cuando más se notó el desgaste de Thiem, quien había jugado 24 horas antes su pasaje a semifinales ante Novak Djokovic, ante el que disputó dos sets y medio luego de haber quedado trunco el partido del viernes a causa de las lluvias. Rafa no tuvo piedad: ganó el 100% de sus puntos de saque (8 primeros y 4 segundos) y 12 de los 19 puntos de devolución. Puso 10 tiros ganadores y solo cometió dos errores no forzados, por lo que el parcial solo duró 28 minutos.

Cuarto set: Nadal 6-1

Thiem sacó lo último de las fuerzas que le quedaban y regaló algunos puntos muy buenos, pero Rafa era el dominador de la pista. Quebró ya en el segundo juego y logró irse 3-0 arriba, desmoronando en forma sistemática cualquier intento del austríaco por concretar una reacción. Thiem perdió energías, la paciencia y con ella la precisión. Nadal se mantuvo enfocado, quebró para ponerse 5-1 y con su servicio cerró el set, el partido y el campeonato. Rafa sigue siendo el Rey de París.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)