Tenis

A París: viaje pesado

Nadal llega a su mejor torneo pero en el peor momento de su carrera; Djokovic va por un título pendiente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Djokovic. El serbio jugará su undécimo Roland Garros.

Los grandes ya están dentro del estadio principal de Roland Garros. Novak Djokovic, Roger Federer, Andy Murray y Rafael Nadal, en orden de ranking pero no de historia, ya entrenan sobre las canchas de polvo de ladrillo más deseadas del circuito.

Con apenas una derrota y nueve títulos (ahora es cuando todos recuerdan y se preguntan qué es de la vida de Robin Soderling), Rafa Nadal llega a París en su peor momento pero a su mejor torneo.

Esa mezcla de sensaciones es el motor principal de un torneo que lo tiene como leyenda, pero que este año no lo ve como favorito.

El serbio Novak Djokovic siente el sabor prematuro de que éste puede por fin se su año, luego de haber perdido ante el manacorí las finales de 2012 y 2014, y de varias decepciones en semifinales.

El uno del mundo es, sin dudas, el hombre a vencer, pero el azar del sorteo puede ponerle un cruce con Rafa antes de semifinales, desde que el español ya no es top cuatro, como siempre en este último tiempo al llegar el Abierto de Francia.

Ellos dos son los protagonistas principales de una historia que tiene otros actores que no por mejor nombre dejan de ser importantes.

Andy Murray está en su mejor año sobre polvo de ladrillo, tras ganar sucesivamente en Munich (su primera copa en esta superficie en su carrera) y el Masters 1000 de Madrid, y tras bajarse en Roma para descansar.

Otros actores secundarios importantes a mirar son Kei Nishikori, de gran par de temporadas sobre esta superficie, y Tomas Berdych, un relojito que aún no hizo sonar la alarma de un gran título.

En este contexto, cuando en unas horas se realice el sorteo del cuadro final del torneo, las miradas estarán sobre Rafa, como siempre, pero ahora con menos libertad.

Es verdad que en las declaraciones de estos años tanto él como su tío y entrenador, Toni, han tratado de sacarle la presión a la buena noticia de sus éxitos.

Pero también está claro que el español es esclavo, más dada la temporada, de ese aura de imbatibilidad que le rodea.

Quién sabe. Tal vez este año sea el que decida el corte de su era sobre el polvo de ladrillo de los Mosqueteros en Paris, y al mismo tiempo sirva para liberarlo, si es que finalmente no repite su festejo, de la pesada carga de no poder perder, como le sucede al 95% de sus rivales cuando lo enfrentan.

UN TORNEO ESPECIAL.

"Rafa". Enfocado en primera ronda.

Rafael Nadal dijo ayer que solo piensa "en la primera ronda" de Roland Garros, y que espera hacer un buen papel "en el torneo más importante del año" para él.

Previo a partida a París, confesó que si gana o pierde en el abierto parisino "no cambiará el mundo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)