MASTERS 1.000

Pablo Cuevas le hizo frente a Nadal

Pablo Cuevas le hizo frente Rafael Nadal, el número uno del ranking mundial, y tras un partido que duró casi dos horas y media, el español se quedó con el triunfo y el pasaje a los cuartos de final del Masters 1.000 de París. 

Pablo Cuevas. Foto: AFP
Pablo Cuevas cayó con Rafael Nadal en el Masters 1.000 de París. Foto: AFP

Puntos de lujo, momentos de muy buen tenis, lúcido en la toma de decisiones y con mucha confianza a la hora de enfrentar por primera vez en su carrera a un tenista situado en la cima del ranking mundial, Pablo Cuevas confirmó que su paso por París no fue en vano, sino todo lo contrario.

En primer lugar, el salteño cortó en la capital francesa una racha adversa de 10 derrotas consecutivas y tras vencer al ruso Karen Khachanov y al español Albert Ramos, llegó el turno de Rafael Nadal, con quien ayer disputó el quinto enfrentamiento, pero el primero con el mallorquín como uno del mundo.

Batallador, luchador y respondiendo muchas pelotas complicadas de uno de los mejores tenistas de la historia, Cuevas le jugó de igual a igual a un Nadal que más allá de algunos problemas en su rodilla, salió a flote gracias a un estilo que lo caracteriza: hacer fácil muchas cosas y tener un abanico impresionante de recursos a la hora de jugar al tenis.

No en vano el salteño tuvo un par de momentos en los que hizo que el público aplaudiera de pie y hasta incluso coreara un “Pablo... Pablo...”.

En el primer set, el salteño sorprendió al español con una devolución mágica golpeando la pelota entre sus piernas para ganar un punto que promete ser de los mejores del año. Luego, respondió con un tiro cruzado, casi que imposible, para dejar parado a Nadal.

El mallorquín se llevó la victoria por 6-3, 6-7 y 6-3, pero Cuevas se retiró de París lleno de confianza y pronto para un desafío en casa: el Uruguay Open.

Los elogios de Nadal

“Fue un partido muy difícil, Pablo es muy buen jugador”, dijo Nadal tras la victoria en París frente al uruguayo que le permitió clasificar a cuartos de final con una incógnita: su rodilla. Acerca de eso, el español fue claro: “Es obvio que mi rodilla no está al 100 %. Si no, no le hubiese pedido al entrenador que me ponga una venda ahí”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)