TENIS

Pablo: el camino para ser un jugador top

Después de ser operado cambió su calendario y apuntó a los torneos de elite.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pablo Cuevas

Una de las frases más recurrentes de Pablo Cuevas últimamente, sobre todo cuando se refiere a su buen suceso en los últimos torneos Masters 1000, es que ha modificado su calendario. Que se ha tomado más tiempo antes de los grandes torneos y que le ha puesto énfasis a este aspecto con su cuerpo técnico.

Cuevas se ha transformado en jugador de torneos Masters 1000, ATP 500 y busca una regularidad que no ha podido desarrollar en Grand Slams. Quedaron atrás no sólo los primeros Futures, sino también la época en la que intercalaba Challengers y sólo los uruguayos tendremos este año el honor de verlo en un torneo de esa categoría, ya que estará desde el 6 de noviembre en el Uruguay Open, que dicho sea de paso creció a la categoría de US$ 75 mil con premios y puntos similares a uno de US$ 100 mil.

El salto de la casi comodidad de jugar en categorías de torneos donde llegaba a la final a otros en los que al comienzo tropezaba de entrada, es lo que consolidó al salteño entre los 30 mejores del mundo y lo tiene en la Carrera de Campeones de 2017 entre los 15 primeros antes de jugar Roma.

Orgulloso.

"En los últimos dos años me dediqué a armar un calendario diferente al que venía realizando, tratando de estar listo para jugar los Masters 1000 y poder llegar, como sucedió por fin, a semifinales. Estoy orgulloso de la evolución que he tenido al respecto y que este año se viene evidenciando", confesó el uruguayo tras su primer acceso a la ronda de los cuatro mejores durante su presencia en Madrid.

"No es el primer año que lo planteo, ya que en las dos temporadas anteriores terminé dentro de los 30 mejores y ese era mi objetivo. Mi primera temporada sentí una presión que no pude manejar al concurrir a estos torneos grandes y jugar mi mejor tenis, aunque ya había ganado partidos a rivales muy buenos, pero no había sido en este tipo de eventos. En este tercer año que me planteo lo mismo cuento con más experiencia para encarar estas situaciones. Voy aprendiendo a despejar un poco la mente y a no tener dudas para saber qué hacer dentro de la cancha, aunque luego eso salga bien o mal", explicó.

Este 2017 lo vio llegar en marzo a sus primeros cuartos de final en individuales en Masters 1000 cuando lo realizó en Indian Wells, sobre cemento, una superficie diferente a que la naturalmente se podría esperar sus mejores partidos, aunque ha demostrado ya ser un todoterreno, incluso con final sobre el césped de Nottingham. Después eliminó a Stanislas Wawrinka, tercer cabeza de serie y excampeón de Montecarlo, donde además el salteño logró el título de dobles junto a Rohan Bopanna.

El camino.

Luego de perder aquel partido en Roland Garros ante Antonio Veic en primera ronda de 2011, llegó el calvario de las dos operaciones de rodilla y esa sensación de incertidumbre sobre el futuro. Cuevas regresó a las canchas en 2013 y, tras jugar sus primeros partidos en challengers en Brasil, su primer título lo alcanzó en su regreso a las canchas en Argentina tras vencer a Facundo Argüello. Aunque se quedó en semifinales en Montevideo tras caer frente a Diego Schwartzman, su calendario estuvo marcado por varios torneos de esa categoría. Desde entonces, el uruguayo ha ido de a poco disminuyendo la cantidad de partidos en torneos menores y creciendo en la intensidad y en el nivel de los rivales.

En 2013 el salteño jugó 19 partidos, que correspondieron a cuatro torneos challenger (incluyendo los dos primeros torneos en dos años) en Santos y San Pablo y dos al final con título en Buenos Aires tras derrotar en la final a Facundo Argüello y semifinales en el Uruguay Open, donde fue vencido por Diego Schwartzman.

También regresó a los Grand Slam, jugando Roland Garros (le ganó a Adrian Mannarino su primer partido en un evento de los grandes en tres años) y el US Open y pasó por los ATP de Tokio y Kuala Lumpur. No jugó torneos de Masters 1000 y terminó 220 del mundo en individuales y 63 en dobles.

En 2014 ya empezó a disputar temporada completa. Ganó 50 partidos y perdió 17. Ya comenzó a jugar en los Masters 1000, hizo año casi completo de Grand Slams (faltó a Australia) y ganó sus dos primeros títulos de individuales en Bastad y Umag, en semanas consecutivas, completando una racha invicta de 13 partidos en ATP más dos en el challenger de Liberec a la semana siguiente.

Ese año comenzó con dos títulos en challengers, en Barranquilla y Mestre, y terminó con otros dos, en Montevideo y Guayaquil.

Fueron sus dos últimos cetros en torneos de esa categoría, ya que a partir del 2015 apenas jugó el Uruguay Open y su calendario comenzó a centrarse en los torneos grandes, y por tanto a medirse ante jugadores de mayor poderío. En ese 2014 también volvió al equipo de Copa Davis y ganó su partido ante Venezuela. Ya terminó 30 del mundo, cumpliendo su objetivo, y 54 en dobles.

En la temporada 2015 sólo jugó el challenger de Uruguay, donde fue eliminado por Guido Pella. Ya ese año se esbozó el mayor cambio, jugando los cuatro torneos de Grand Slam y participando de ocho Masters 1000. Fue campeón por primera vez (de los tres consecutivos) en San Pablo, además de finalista en Estambul, donde lo derrotó Roger Federer. Ese año finalizó 40 de individuales y 34 en dobles.

El año pasado terminó con racha 34-23, nuevamente campeón en San Pablo, finalista en Nottingham (primer uruguayo que define un torneo sobre césped) vencido por Steve Johnson y también en Hamburgo, derrotado por Martin Klizan. Ganó su primer torneo ATP 500 venciendo a Guido Pella en Río, disputó los Juegos Olímpicos y ni pisó los challengers. Terminó 22 en individuales y 34 en dobles.

Este año ganó San Pablo, fue semifinalista en Madrid, cuartofinalista en Montecarlo con triunfo sobre Wawrinka, campeón de dobles en el Principado (ya había vencido en duplas en 2015 en Roma en su primer Masters 1000) y se consolidó durante los primeros cinco meses entre los 15 mejores de la Carrera de Campeones.

Cuevas fue subiendo año a año su exigencia y ha ido logrando resultados. Ese fue el gran cambio de su calendario, acompañado por su tenis.

Cambio de rivales.

En 2013, cuando regresó al circuito, Pablo Cuevas jugó apenas un partido ante un tenista top 20. Fue su derrota ante Gilles Simon en la segunda ronda de Roland Garros. En 2014 ya jugó siete partidos ante top 20 y ganó dos. Derrotó sucesivamente a Fabio Fognini (18) y Tommy Robredo (20) en las definiciones de Umag. Perdió ante Dimitrov, Murray y Raonic.

En 2015 ganó cuatro de los 11 encuentros ante top 20, venciendo a Berdych (5) en Beijing y además a Ivo Karlovic (18), Bernard Tomic (18) y Grigor Dimitrov (11). Perdió en cinco sets con Monfils (14) en Roland Garros y en dos ajustados partidos con tie break ante Roger Federer (2).

El año pasado jugó nueve encuentros ante top 20. Venció a Monfils en Madrid (15) y a Rafael Nadal (5) en semis de Río de Janeiro. Perdió en cuatro sets ante Berdych (7) en Roland Garros y en dos tie breaks con Raonic (12) en Montecarlo y de nuevo en tres sets ante el canadiense en Bercy.

Este año ya jugó seis partidos ante top 20. Le ganó a Wawrinka (3) en Montecarlo, a David Goffin (11) en Indian Wells y a Alexander Zverev (18) en Madrid. Los otros tres partidos perdidos fueron ante Dominic Thiem (7) dos veces y una ante Lucas Pouille (17).

Pablo Cuevas es el único tenista uruguayo que ha ganado títulos en todas la categorías de ATP: Grand Slam al conseguir Roland Garros en dobles en 2008 con Luis Horna; Masters 1000 en dobles en Roma con David Marrero y Montecarlo con Rohan Bopanna; ATP 500 de Río de Janeiro en individuales; cinco ATP 250 (tres de ellos en San Pablo); 11 Challengers de individuales y 15 de dobles y tres Futures de individuales, además de cinco de dobles. En la progresión cronológica en individuales, se impuso en 2005 en un Futures en Argentina y otro en Venezuela; en 2006 ganó otro similar en Colombia; en 2007 comenzó a triunfar en challengers: Tunica Resorts, Scheveningen, Lima, Nápoles, Montevideo, Szczecin, Buenos Aires, Guayaquil, Mestre y Barranquilla. En 2014 sus primeros ATP 250: Bastad y Umag y en 2015, 2016 y 2017 San Pablo. El año pasado el ATP 500 de Río.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados