HISTORIAS

El otro Nole: el ser humano ha desplazado al gran tenista

Novak Djokovic tiene muchos puntos por defender hasta París y el tenis no es su prioridad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Djokovic

Novak Djokovic ya no es el mismo y no caben dudas ni por tenis, ni por actitud, ni por confesión de parte. Después de lograr lo que siempre soñó, ganar en Roland Garros y completar su propio Grand Slam, la parternidad, la vida de esposo y una serie de decisiones relacionadas lo han dejado en una situación de vulnerabilidad nunca antes siquiera soñada.

El actual dos del mundo comienza en Indian Wells, ante el británico Kyle Edmund, un camino lleno de espinas.

Si un año es fantástico en el tenis y el deportista gana todo, al siguiente llega el momento de rescatar la mayor cantidad de puntos posible, porque si no la resta de lo no defendido puede hundirlo.

Luego de no poder quedarse con el título del Abierto de Australia (trofeo que levantó Roger Federer) y pese a su buen comienzo en Doha derrotando a Andy Murray en la final (después de salvar cinco match points en semifinales), al de Belgrado se le viene encima una porción de la temporada que le resulta indispensable para mantenerse cerca del uno del mundo, precisamente el escocés, quien igualmente ya lo supera por 2.215 puntos.

Aquel invencible Djokovic pre París es una jugador distinto y en posición diferente ante el resto, pues dependerá de cuánto pueda reencontrarse con los triunfos en el inicio de esta serie de torneos Masters 1000 para conocer qué tanto pueda esperarse de él en la temporada.

En los próximos tres meses Nole deberá defender 5.610 puntos hasta llegar a la cita francesa, incluyendo la Copa de los Mosqueteros y tres más de Masters 1000, los dos primeros ya en tierras estadounidenses.

Al momento de iniciarse la defensa de su cetro en el desierto californiano, el de Belgrado tiene 9.825 puntos, por lo que más de la mitad están en juego ahora, algo que confirma su primera mitad de 2016. Djokovic inició con copa en Doha, pero llega a California con una despedida temprana en Acapulco, eliminado por Nick Kyrgios.

El declive.

Cuando ganó su título en Francia, el serbio tenía una ventaja de 8.035 puntos sobre Murray, luego se redujo en cinco meses apenas a 630 y terminó perdiendo el primer lugar del escalafón mundial y relegado al segundo puesto.

El año pasado llegó a Indian Wells con cinco partidos más jugados y la copa de Melbourne, una sustancial diferencia de logros, pero además porque lógicamente esos cinco encuentros llegaban tras victorias que le posicionaban mejor en el ranking.

Vida normal.

Stefan, su hijo, llegó en 2014 para cambiarle el sentido a alguien que ha ganado más de 100 millones de dólares en su carrera sólo de premios, siendo el primer tenista en alcanzar esa cifra.

Sus 67 títulos de ATP —incluyendo 12 de Grand Slam, 30 de Masters 1000 y cinco de Masters— no llenaron el espacio de esposo, padre y hermano que ahora Djokovic siente que debe completar.

"No puedo dividir mi yo como tenista profesional y mi yo como padre y esposo, hijo, hermano, amigo", confesó hace unos días a un diario de su país.

"Es difícil, pero no imposible. Todos ellos tratan de dar lo mejor de sí, pero no puedo estar todos los días al 100% con todas esas funciones", agregó.

La vida normal golpeaba a su puerta y decidió entornarla para ver cómo era y parece haber quedado atrapado a mitad de camino entre su pasión y trabajo, por un lado, y las funciones de un ser humano normal por otro. "Toda persona tiene derecho a tomar sus propias decisiones y elegir la forma en que se adueña de su vida", añadió

"El tenis dejó de ser mi prioridad número uno en el momento que nació mi hijo. El tenis me ha regalado grandes emociones y deseo volver a ser el número uno, es un objetivo, pero ahora esa no es mi prioridad", dijo el actual dos del mundo.

Parte de esta decisiones y de esta nueva realidad es la que lo apartó de Boris Becker, con quien había dado durante tres años lo mejor de su tenis y logrado lo máximo en su carrera. El alemán dijo entenderlo, pero también saber que ya no podía exigirle lo mismo. Llegó a confesar que Novak ni siquiera entrenaba ya como antes.

"Tal vez debería haber tenido un descanso más largo después de ganar en París porque necesitaba tiempo para recuperarme emocionalmente, aunque no me arrepiento de esa planificación. Aprendí mucho como jugador y como persona", se excusó.

Indian Wells, ese torneo que ganó ya en las tres últimas ediciones y en total cinco veces, puede ser su resurrección. "Tuve dos meses más o menos en los que no era yo mismo en la cancha, pero ahora estoy mucho mejor", se animó a decir en la ronda de prensa previa al inicio del certamen.

Y fue más lejos aún: "Tengo hambre de victorias. Si no lo tuviera, no estaría aquí. Obviamente he logrado cosas importantes en mi carrera y perfectamente podría conformarme, pero sé que sigo teniendo condiciones para poder ganar grandes torneos."

Le tienen fe.

Dos personajes de mucha influencia en el mundo del tenis han reflexionado al respecto del momento de Novak Djokovic. Para el rumano Ilie Nastase, "va a volver. Es un luchador y pese a que hay mucha presión sobre él, porque venía ganando semana tras semana, creo que regresará a su mejor momento".

Nicki Pilic fue uno de los formadores del serbio y exentrenador de Boris Becker. Lo tuvo en su academia de Munich cuando era adolescente y sus padres se escapaban del fuego cruzado en su tierra natal.

Pilic indicó: "Djokovic alcanzó la cumbre del Everest al ganar Roland Garros el pasado año y será muy difícil que regrese a ese nivel de juego y concentración".

Luego añadió: "Tenía 16.950 puntos en el ranking ATP y eso es una cifra que no se repetirá de nuevo. Tuvo que parar unos meses porque el trabajo de los cinco o seis últimos le pasó factura y sigue haciéndolo".

Lo que defiende.

Los 5.610 puntos que debe defender "Nole" desde ahora hasta París son: 1.000 de Indian Wells, 1.000 de Miami, 10 de Montecarlo (segunda ronda), 1.000 de Madrid, 600 de Roma (finalista) y 2.000 de Roland Garros.

El inicio de temporada más flojo desde 2010.

Para Djokovic este 2017 ha sido el peor inicio de temporada desde 2010, al menos desde el punto de vista de la cosecha de puntos. Hasta ahora ha sumado solo 385. Antes de Indian Wells, estas habían sido sus cosechas: 1.040 en 2010, 2.500 en 2011, 2.180 en 2012, 2.500 en 2013, 540 en 2014, 2.345 en 2015 y 2.340 en 2016.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)