TENIS

"Nole" hizo justicia sobre el césped

Las ganas y su tenis brillante fueron insuficientes: Federer no pudo cumplir su sueño ante el uno.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Djokovic

Qué injusticia más justa la de los dos últimos torneos de Grand Slam. Novak Djokovic, el uno del mundo, el gran ganador, el que podía seguramente vencer a "Rafa" Nadal en Roland Garros y cumplir su sueño postergado y su meta del año, le ganó a la leyenda, llegó a la final y se le cruzó Stanislas Wawrinka para dejarle las manos vacías.

El serbio lagrimeó, se agarró la cabeza y prometió volver, como un caballero, pese a que por dentro su alma estaba en el piso.

Un mes después, Roger Federer hizo todo el largo camino hasta la final de Wimbledon, su sueño postergado y su meta del año.

Le fue ganando uno a uno a todos mostrando su superioridad, hasta que se le cruzó Djokovic.

El suizo lagrimeó, se agarró la cabeza y prometió volver como un caballero y como leyenda de Wimbledon que no se extingue, pero que no pudo llegar su octava copa.

Obvio y de lugar común es que el deporte da revancha. Para uno y para otro la afirmación es válida, con la diferencia de que mientras "Nole" está en la cima del ranking y de su tenis, aunque Roger está un escalón más abajo, apenas segundo en el mundo, queda esa sensación de cuánta gasolina más le quedará en el tanque.

Por más que los Juegos Olímpicos de Río, en el año próximo, sean en principio una meta de longevidad, nunca confirmada pero tampoco nunca desmentida, al final del partido en el que Djokovic derrotó 7-6 (1), 6-7 (10), 6-4, 6-3 en casi dos horas de juego hubo sensaciones raras en cualquier lugar del orbe.

La anécdota son las oportunidades aprovechadas y malgastadas de cada uno en el partido más parejo de la actualidad entre los de arriba, por tenis y por superficie.

Entonces cada uno en el All England miró al de al lado. Boris Becker al equipo de "Nole" para el saludo, Stefan Edberg a los de Roger con cara de "otra vez será".

Y todos en el mundo tenis miramos a Roger con cara de "¿otra vez será?".

Los pupilos del alemán y del sueco, que en sus épocas de jugadores se ganaron mutuamente en 1989 y 1990 en finales jugadas en La Catedral, repitieron también definiciones consecutivas, pero las dos cayeron para el lado del serbio.

Tercera copa en cuatro finales para Djokovic, décima final con siete copas para Federer.

Claves.

Roger pudo pero no concretó. Quebró, tuvo sets points, pero los ganó "Nole".

El suizo se hizo el espacio para quebrar siete veces, pero sólo una vez pudo llevarse el servicio del serbio, quien quebró en cuatro de sus diez oportunidades.

Y luego del gran partido del dos del mundo ante Andy Murray, una realidad reconocida al final por el propio escocés, Roger fue otro. Fueron 35 sus errores no forzados contra 16 de Djokovic.

Una explicación también de estas cifras está en los puntos largos, que fueron ganados en la mayoría de los casos por el campeón, y si no vale una estadística: Federer corrió casi 300 metros más que su rival (un 10% del total de ambos), que lo obligó a moverse mucho para que no encontrara sus mejores tiros.

De alguna forma todos los que vamos estirando con las ganas la vida útil de Roger nos vamos sorprendiendo ya no por lo que gana (tal vez Wimbledon hubiera significado un quiebre definitivo para ese rubro) a sus casi 34 años, sino porque sigue competitivo.

Pero por más que sea el tenista de actualidad con mayor cantidad de fanáticos en el mundo, hay que inclinarse ante "Nole".

Djokovic acumula 48 victorias en 51 partidos, de las cuales 17 fueron ante jugadores ubicados en el Top 10.

Este año ya sumó seis títulos: dos de Grand Slam (Australia y Wimbledon), y cinco Masters 1000 (Indian Wells, Miami, Roma y Montecarlo).

Además, dejó la estadística ante Federer en 20 victorias por lado, y se para frente a frente con Becker, su entrenador. Ahora ambos han ganado tres veces en el All England.

El alemán en 1985, 1986 y 1989, pero el serbio es el primer tenista del circuito masculino que retiene el título desde que el mismísimo Federer lo hiciera en 2006 y 2007.

Un domingo redondo para el uno del mundo, que no agrandará su distancia en el ranking, pero sin Rafa, con Federer maniatado y con Murray fuera de las definiciones parece tener el campo abonado para seguir mandando.

"El partido para el que te preparás"

Novak Djokovic mostró otra vez su respeto hacia Roger Federer, sin ocultar su enorme alegría. "Él hizo mucho por nuestro deporte, es alguien en el que todos los tenistas de mi generación nos hemos fijado", indicó. "Sabía que él iba a jugar de esa forma, llevándote al máximo, pero este es el tipo de partido para el que me preparé toda la vida", agregó el campeón con su copa al lado en la conferencia de prensa. "Nole" bromeó además sobre su relación con su entrenador, Boris Becker, a quien iguala ahora en copas en el All England. "Nos costó entendernos, ya que él es alemán y yo serbio. Pero logramos encontrar la química y trabajar juntos. Este trofeo no es solo mío, también es suyo y de todo mi equipo", sostuvo. Finalmente dijo que tenía el ritual de comer un poco de césped cada vez que se quedó con la copa porque "desde muy pequeño soñaba con ganar Wimbledon. Siempre en pensé en hacer algo un poco loco cuando lo lograra".

También fue El torneo de Hingis

Todas las miradas se las llevan siempre los jugadores que definen los títulos de individuales, pero esta edición de 2015 merece mirar con atención a Martina Hingis.

La suiza, a sus 34 años, lo mismo que Federer, se llevó dos copas de Wimbledon.

El sábado había ganado la de dobles femeninos junto a Sania Mirza, con quien forma la pareja número uno del mundo.

Ayer, luego de unirse a Leander Paes, otro veterano de mil batallas y uno de los mejores jugadores de dobles de todos los tiempos, se quedó con el título en mixtos.

Tan grande fue la superioridad da ambos en este torneo, que ganaron todos los partidos en sets corridos y apenas perdieron cuatro games desde el debut.

Hingis, próximamente en Rio 2016, completa su media docena de copas en el All England.

Fue campeona de individuales en 1997, de dobles en 1996 y 1998, y este año en parejas femeninas y mixtas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados