ABIERTO DE AUSTRALIA

Naomi Osaka, el orgullo japonés

A los 21 años ganó en Australia su segundo Grand Slam y a partir de este lunes será número uno.

Sonrisa. La recuperada por Naomi Osaka tras la tensión.
Foto: AFP

Naomi Osaka hace un fuerte saque de 183 km/h y Petra Kvitova devuelve afuera. Final. La japonesa de 21 años libera tensiones y sonríe. “Me había olvidado de sonreír”, confesó en la conferencia de prensa posterior. Es que al cierre del segundo set, el cual se lo quedó la checa por 7-5 tras salvar tres match points, no aguantó y se puso a llorar mientras le pedía al juez el permiso para retirarse al baño. Pero la japonesa volvió para llevarse el tercer set y el título.

“Me había olvidado de sonreír”

Naomi Osaka
Naomi OsakaTras ganar en Australia

Se jugaba mucho Osaka, que con el 7-6, 5-7 y 6-4 en dos horas y 27 minutos en la final se quedó con el Abierto de Australia, su segundo Grand Slam ganado además de forma consecutiva (US Open en septiembre pasado). Además, es la jugadora más joven (cumple 22 años el 16 de octubre) en ganar dos títulos de torneos grandes en la Era Open (desde 1968).

Naomi Osaka con el trofeo del Abierto de Australia
Foto: AFP

Pero en la final también ambas tenistas se disputaban el número uno del ranking de la WTA, para superar así a la rumana Simona Halep, quien había perdido en octavos de final contra Serena Williams y ello cedido 1060 puntos por no defender la final del año anterior. Osaka llegaba como cuarta y Kvitova como sexta, pero la corta diferencia entre ambas (270 puntos) hacía que los 700 puntos más que iban para la ganadora (2000 a 1300) determinarían la nueva dueña del número uno.

“El ranking nunca fue mi verdadero objetivo. Por ahora estoy más feliz por haber conseguido el título. Quizás en el próximo torneo sienta algo más cuando vea mi nombre al lado del número uno”, afirmó quien será finalmente la dueña de lo más alto del ranking. Kvitova será la número dos.

Naomi Osaka con el trofeo del Abierto de Australia
Foto: AFP

Pero ser la número uno del ranking WTA no será un hecho más para el tenis asiático. Mañana, cuando se haga la actualización, será la primera tenista de Asia en liderar el tenis mundial, ya que en sus más de 40 años ha sido gobernado por jugadoras de Europa y Estados Unidos, junto a una australiana en el inicio.

Al final del partido, frente a todo el público de Melbourne, tras recibir la Daphne Akhurst Memorial Cup de las manos de otra campeona asiática (la china Li Na) y un cheque como ganadora por 4,1 millones de dólares australianos (2,95 millones de dólares) dijo: “Hola, lo siento, hablar en público no es lo mío realmente, así que espero poder superar esto”. Es que esta vez recibió los aplausos y distintas formas de reconocimiento de los espectadores presentes en el Rod Laver Arena, contrastando con lo ocurrido en Nueva York cuando superó a Serena Williams y recibió los abucheos por haber vencido a la favorita local.

Naomi Osaka en el Abierto de Australia
Foto: Reuters

Pero en Japón ya es ídola de todos. “Estoy muy orgulloso del nacimiento de la nueva reina mundial. Una victoria impresionante en un partido muy cerrado”, señaló en Twitter el primer ministro japonés Shinzo Abe. Por su parte, la campeona pidió perdón por no hablar el japonés. Es hija de padre haitiano y madre japonesa, pero se crió y vive en Estados Unidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)