TENIS

El mundo le cayó encima a Djokovic

El tenista serbio está encerrado en un laberinto.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Perdió la confianza y no encuentra soluciones. Novak Djokovic deambula en medio de un camino que no se sabe muy bien dónde termina. Enclavado en una búsqueda interminable de su recuperación, a 46 días de cumplir los 31 años, el serbio está encerrado en un laberinto.

Después de haber logrado desplazar a Rafael Nadal y Roger Federer del reinado en el tenis mundial, con Roland Garros 2016 en su cuenta de éxitos, el mundo se le vino encima.

El serbio se perdió entre la falta de motivación, los problemas físicos, enojos y despidos de entrenadores y crisis de pareja por rumores de infidelidad. La lesión en el codo derecho le hizo descender drásticamente en el ránking. Ello trajo aparejado una decisión casi inexplicable: rompió con su equipo de toda la vida buscando un cambio que le devolviera las ganas de jugar.

Alejado de las canchas por seis meses, cuando regresó lo hizo unido a una leyenda como André Agassi y a un gurú del tenis como Radek Stepanek.

Agassi y Stepanek se fueron por la misma puerta que Boris Becker a fines de 2016. Tras un paso discreto por el Abierto de Australia y sin poder superar la primera ronda de Indian Wells y Miami llegó el adiós para quienes lo habían ilusionado.

Ahora está unido a su familia, despejando las tormentas que amenazaron con acabar la relación con su esposa Jelena Mistic (12 años juntos) por culpa de los rumores de una supuesta infidelidad con la actriz danesa Deepika Padukone, pero sin encontrar la ayuda que le permita reconducir su carrera. El Masters 1000 de Montecarlo, que comenzará el 15 de abril, quizás sea el lugar para empezar a curar las heridas.

Después de Indian Wells.

“Lo estoy intentando, pero no funciona. Desgraciadamente no tengo el nivel necesario para jugar este tipo de torneos. No me gusta nada verme en esta situación. Quiero jugar lo antes posible a mi mejor nivel, pero debo asumir que en estos momentos eso es imposible”.

Pensando en Montecarlo.

“No sé qué puedo esperar, realmente no espero nada. La vida continúa... La realidad es que sigo enfrentándome a mí mismo, marcándome retos respecto a mi salud y mi tenis; trato de resolver las cosas, pero esto no funciona. Hoy mi prioridad número uno ya no es el tenis”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)