Tenis

El milenario Federer

El suizo está a cuatro partidos de alcanzar las 1.000 victorias

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Año nuevo. Roger Federer comienza el 2015 en el torneo de Brisbane, en Australia. Foto: AFP

Uno con la mira puesta en el número uno del mundo, y en ganar más torneos de Grand Slam, y otro sin mirar más que el juego en sí mismo.

Roger Federer y Lleyton Hewitt fueron finalistas en Brisbane en 2014, con triunfo del australiano, y comienzan sus temporadas con objetivos diferentes pero en el mismo lugar.

El miércoles el suizo debutará ante el invitado local John Millman (125 ATP) o un jugador surgido de la ronda de clasificación en una semana muy particular para su carrera.

Federer está a cuatro partidos de ganar su título 83, pero más que eso, en ese mismo encuentro llegar a las 1.000 victorias como profesional, una marca que difícilmente no logre antes de promediar el Abierto de Australia, en el peor de los casos.

Solamente Jimmy Connors con 1.253 triunfos e Ivan Lendl con 1.071 han logrado llegar a esa marca desde el comienzo de la Era Profesional en 1968.

Federer terminó el año pasado con 73 triunfos y 12 derrotas, recuperándose hasta terminar segundo y con posibilidades hasta el Masters de ser el uno del mundo y ganó su primera Copa Davis con Suiza, además de cinco títulos.

"Fui consistente y estuve jugando positivo, con un tenis de ataque, de la manera exacta que quería. Tuve varias oportunidades en los Grand Slam. Ahora quiero ir un paso más allá, porque estar cerca no es suficiente", dijo antes de iniciar su año el suizo, quien lejos de pensar en un retiro a sus 33 años, regresa al circuito con el hambre y la convicción de un novato.

De hecho siente que aún no terminó su temporada.

"Fui a jugar a la India y tuve un partido benéfico el 21 de diciembre, así que he estado bastante ocupado. No he tenido grandes vacaciones, las tendré después de Australia, y siento que es una continuación de la temporada anterior", dijo el suizo.

El Papá.

Aunque no suele hablar de su vida privada, Federer explicó en un programa radial del Reino Unido cómo es criar a un par de mellizos. Consultado sobre si serán tenistas, el suizo dijo: para cualquier niño lo importante es que disfruten de lo que hacen, sin importar cuál deporte sea", remarcó.

Hewitt, sin estrés por el ranking

Como contrapartida a Federer, Lleyton Hewitt defiende el título de arranque y puntos suficientes como para que un traspié lo lleve del 50 actual a estar fuera de los 80 mejores en apenas siete días. Esto supondría pasar de ser el mejor australiano del ranking a ser el quinto, para quien fue uno del mundo. "A esta altura ya no me importan los rankings. No es algo que me desconcierte", dijo de entrada por las dudas el jugador nacido en Adelaida. Lejos de pensar en irse a su casa, Lleyton dijo: "sigo jugando por los Grand Slams y la Copa Davis, y mi idea es que este no sea mi último Abierto de Australia. Dicen que es mi final desde hace seis o siete años, pero la verdad es que sigo trabajando duro y todavía lo disfruto." Para el australiano de 33 años, el ranking ya no es un motivo de estrés y según él esta en un momento de su carrera para disfrutar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)