SANTIAGO Giraldo

"Mi primera victoria en la Davis fue ante Cuevas"

El mejor tenista de Colombia cree que su equipo tiene nivel de Grupo Mundial, y la serie ante Uruguay será muy pareja. Santiago Giraldo está 33 del mundo y se encuentra jugando su mejor tenis. Debutó en Copa Davis ante Uruguay y ya ha jugado 19 series defendiendo a su país.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Agustín Martínez

—¿Está en la mejor etapa de su carrera?

—Estoy en un gran momento, con un muy buen ranking, experiencia e importantes resultados. También ha evolucionado mi juego.

—¿Cómo evalúa esta serie de la Copa Davis?

—Esta Davis tiene el incentivo especial de encontrar a Pablo Cuevas mejor que nunca. De todos modos este es un equipo con cinco jugadores importantes, mientras que él va a tener la responsabilidad casi solo de tener que llevar a Uruguay al hombro. El resto de sus compañeros puede tener mucha ilusión pero está a un nivel diferente para tener que sacar adelante esta serie.

—Se ha enfrentado un par de veces con Cuevas en la Davis, ¿qué recuerdos tiene?

—Mi primera victoria de mi carrera por la Davis fue ante Pablo en Bogotá en tres sets durante 2006. Recuerdo otro que fue en Punta del Este y ahí ganaba 6-2 el tie break del cuarto set, con cuatro match points, pero al final perdí después de cinco horas. Tengo uno de cada uno en mi registro contra él.

—¿A la hora de enfrentar a un rival con estos antecedentes, la experiencia ayuda a recordar sólo lo bueno, o también aparece el fantasma de aquella derrota?

—Cada partido es uno diferente y con el tiempo uno aprende a enfrentar cada punto y cada game. Lejos de pensar en eso, tratas de ganar cada punto dejando todo en la cancha y luchando con otros focos más importantes en ese momento.

—Ante Cuevas en semis de San Pablo por momentos decidió jugarse a ganar rápido cada punto. ¿Ese es el estilo actual de su tenis?

—Soy un jugador impredecible. A veces puedo ser conservador y defender más los puntos, en otro atacante y agresivo. En esa semifinal especialmente no jugué bien y Pablo fue un justo ganador y después se quedó con el torneo. El día anterior yo había jugado muy bien ante Fabio Fognini, que la semana siguiente le ganó a Rafael Nadal pero en semis no pude desarrollar mi juego. Eso suele pasar en los torneos y además era bajo techo, a 600 metros de altura. Las condiciones cambian y hacen cambiar tu tenis. Cada semana es diferente.

—¿Cómo encontró la cancha y las pelotas, teniendo en cuenta que viene desde Acapulco y de jugar en cancha rápida?

—Antes de México jugué un mes en polvo de ladrillo. A Acapulco fui porque la organización me dio una invitación a última hora ya que en Río de Janeiro no pude jugar por un malestar estomacal. Llevo ya unos ocho días entrenando en polvo de ladrillo y aún faltan tres más, creo que estoy listo para jugar. Los tenistas nos acostumbramos a las diferentes condiciones y la memoria es importante. Llevo mucho más tiempo jugando este año en canchas lentas que en rápidas. Estoy perfectamente adecuado y adaptado.

—El tenis en Sudamérica se basa mucho en los amigos, los familiares, apoyos esporádicos a esfuerzo. ¿Se siente un ejemplo de trabajo de equipo con Colsanitas, la empresa privada que los patrocinó durante años?

—Estoy 100% agradecido por un proyecto que fue espectacular y que demostró que fue exitoso. Yo tenía 15 años cuando empecé a trabajar con ellos y llevo 12 años creciendo juntos. Ellos se jugaron a deportistas que no sabía si dos años después de apoyarlos llegarían o no. Con el trabajo y la voluntad de abrir un camino en un país que no tenía tradición de tenis lograron que fuera exitoso ese equipo. El apoyo no fue sólo económico, sino de todo tipo porque armó un equipo en el que Alejandro Falla por ejemplo llegó a estar 50 del mundo y mantiene su nivel. Tiene un gran mérito ese proyecto y debe incentivar a que otras empresas apuesten a planes serios de desarrollo.

—Jugaron ya tres veces el Repechaje por el Grupo Mundial, dos veces en los últimos dos años, ¿se siente un equipo de Grupo Mundial que no ha tenido suerte?

—Estamos a un nivel a la altura del Grupo Mundial, con jugadores con esa jerarquía. El que persevera alcanza, y tenemos paciencia porque llegará nuestro momento.

Le falta el título

Pese a que no ganó ni un título aún en su carrera, fue finalista el año pasado en el Conde de Godó de Barcelona, y en 2011 en Santiago de Chile. El año pasado terminó entre los 50 mejores del mundo por primera vez. A sus 27 años, se ha medido ante Pablo Cuevas en seis oportunidades, y ha ganado apenas dos, justamente las dos primeras: en el futures de Bogotá 2006, y en Bogotá por la Davis. Este año se midieron por última vez en San Pablo, y ganó el uruguayo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)