Tenis

Mancini y la fuerza mental de Cuevas

“Demostró ganas y perseverancia increíbles”, dijo el argentino que entrena al número uno de Uruguay.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cuevas. “El dobles no te cansa, pero te modifica horarios”.

Terminada la participación de Pablo Cuevas en Roland Garros, y cada uno tomando su camino hasta el próximo encuentro, Alberto Mancini, ex top 10 y uno de los entrenadores del uruguayo (el otro es Facundo Savio, su amigo de toda la vida), reflexionó acerca del tenista que encontró luego de que la primera etapa juntos casi no se pudo iniciar porque el salteño debió operarse por segunda vez.

"Aquella primera etapa fue más de entrenamiento y preparación que otra cosa. Se iba postergando el ingreso a la cancha", dijo "Luli" a Ovación en un apartado de la sala de los jugadores.

Mientras se desarrollaba la charla, unos iban y venían y varios lo saludaban. Es que Mancini está en ambos circuitos, tanto el masculino como el femenino, ya que reparte su tiempo también con Barbara Levchenko.

Juntos habían estado hace un par de años en Roland Garros, tras la primera operación, y juntos estuvieron poco en cancha, pero la rodilla no ayudaba, así que al momento de la segunda operación, decidieron tomar una distancia para ver qué pasaba. "No tenía sentido en ese momento seguir", explicó.

Acerca de este momento que viven juntos, señaló: "Nunca habíamos tenido la oportunidad de estar en competencia al 100%. Es gratificante habernos reencontrado."

"Luli" no se sorprende con el jugador que tiene ahora en sus manos porque "todos sabíamos de sus condiciones tenísticas y físicas, pero lo que más lo ayudó fue su fortaleza mental. Atravesó algo durísimo y hasta en algún momento dudaba de si podría aguantar otra operación y pasar por todo eso de nuevo. Demostró unas ganas y una perseverancia increíble para darse esta oportunidad de volver. Todo eso lo ayudó para ser lo que hoy en cancha".

La mano de Mancini.

En ocasión del triunfo ante Thiem, en la tribuna estaba Jorge Todero, quien fue entrenador de Mancini. "Creo que hay algo de Luli en Cuevas. Lo conozco mucho y sé que le ha pegado cosas de cuando jugaba", le confesó el entrenador a Ovación.

"No sé si se ve la mano del artesano. Sólo trato de hacer un trabajo con Facundo Savio como compañero del día a día. Soy un ojo más que se fija en él y con la experiencia de ya haber transitado este camino como jugador y con otros tenistas como entrenador. Él pensó que podía aportarle algunas cositas que le pueden sumar", indicó el rosarino.

Las dos caras.

No es fácil, pero tampoco imposible. "Luli" se desdobla entre la ATP y la WTA; entre la cabeza y el circuito masculino, y las sensaciones y los torneos femeninos. "Nunca había estado en el circuito femenino y nunca me lo había imaginado hasta que se planteó esta posibilidad. Empezamos un trabajo que cuando uno se mete descubre que es totalmente diferente"

"Las cosas acá pasan más por lo emocional", indicó. Sin embargo, "cuando se trabaja con un solo tenista hay tiempos libres. De esta forma estoy muy ocupado y con mucho trabajo. Con Pablo podemos manejarlo bien porque Facundo es una parte fundamental. La confianza de Pablo recae mayoritariamente sobre él", explicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º