TENIS

"Luego de pelearla tanto, no pienso dejar Uruguay ahora"

Enrique Pérez Cassarino fue jugador de Davis en los equipos de 1991 y 1992. Integró el cuarteto que perdió el ascenso al Grupo Mundial en 1992. Como capitán estuvo al frente del equipo desde 1996 a 2001 y desde 2010 hasta ahora.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Enrique Pérez Cassarino

— ¿Qué balance hace del tenis masculino uruguayo ya terminado el 2016?

— Es difícil hacer un balance positivo cuando nos tocó caer por primera vez en la historia al Grupo III. Si bien ya es algo reiterado, en los últimos tres encuentros, que fueron Barbados, Perú y Guatemala, nunca contamos con el equipo entero y con los jugadores de más experiencia y que son quienes hacen la diferencia. Tampoco se da a menudo jugar tres series de visitante en un mismo año y eso siempre nos costó pese a que en el caso de Perú estuvimos muy cerca de ganarla. De hecho, siempre que ganamos de visitantes fue con el equipo completo. Sin embargo, creo que se dieron situaciones que para el tenis uruguayo fueron buenas. Por ejemplo, el regreso de los torneos Futures, cuya finalidad es fomentar el crecimiento de los jugadores locales, y que tengan la posibilidad de sumar puntos. Este fin de año hubo dos jugadores, Marcel Felder y Rodrigo Arus, que sacaron muy buen provecho de ello. Rodrigo volvió a figurar en el ranking ATP tanto de singles como de dobles, y Marcel no pudo completar una final de dobles por la lesión de su compañero, pero de tres torneos jugó dos definiciones de dobles y llegó a cuartos de final en singles. También Darío Acosta sacó algunos puntos de dobles, Gonzalo Bancalari pudo jugar cuadro principal las tres semanas, Nicolás Xiviller también jugó buenos partidos. Sacando a Marcel, que ya lo vivió, para el resto toda esa experiencia no hubiera sido posible en el exterior. Obviamente el primer semestre de Pablo Cuevas fue espectacular, de lo mejor que se le vio en el circuito, y Ariel Behar tuvo el gran premio de meterse entre los 80 mejores del mundo de dobles luego de muchísimos años peleándola y dando vueltas por el mundo. Ojalá podamos contar con ellos, no sólo por un encuentro en especial, sino por lo que pueden aportarle a los juveniles si son parte del equipo.

— Pensando directamente en la serie de la Davis en Montevideo, parece que ambos es muy difícil que puedan participar por sus calendarios.

— A mí no me gusta decir que es imposible que estén. Depende de las situaciones. Hace dos años atrás hubiéramos dicho que Marcel era imposible que volviera a la Davis, pero se motivó, empezó a jugar de nuevo, con nosotros disputó un partido a cinco sets y lo ganó. La fecha ayuda un poco porque en julio sólo se juega en césped y puede ser un punto a favor, pero obviamente que el Grupo III complica más el calendario. La única ventaja es que jugamos en casa y en una sola semana. Si para subir hubiera que jugar tres encuentros, empezar a viajar y ser visitante, sería mucho peor. Si podemos coordinar y hay intención de todos los jugadores de recuperar lo que se perdió, tenemos la chance de hacerlo en casa y eso ayuda.

— ¿Ya comenzó con la tarea de hablar con todos para ver su disponibilidad?

— La idea es sentarse con cada uno una vez que tengan su calendario armado, porque es una fecha en la que desde Cuevas hasta el último jugador que pueda disponer, no estará jugando por esta región, ya que en ese tramo del año básicamente todo se juega en Europa o Estados Unidos. No hay torneos en Sudamérica, y debería producirse una novedad en el calendario para que estuviesen cerca. La idea es esperar, ver el calendario, y en esos seis meses definirnos. Igual todos sabemos que en la Copa Davis hasta el domingo previo no conocés exactamente en qué estado se encuentra cada uno. Lo que sí puedo hacer es ver qué va a jugar cada uno y qué pretende con este desafío de 2017 que es volver al Grupo II.

— ¿Cómo está un Uruguay promedio, es decir, con la mejor disponibilidad posible, respecto al resto de los países rivales del Grupo III?

— Es muy parejo pero está clarísimo que si Pablo Cuevas jugase él marca diferencia en el Grupo I, en el III y en el II ni que hablar. En cuanto al resto, contando con todo el equipo, a excepción de él si no pudiera, las posibilidades son buenas. Al jugarse todos los días y a tres sets todo se empareja y tiene un formato más parecido a un torneo que a la Davis. Se mueve todo diferente pero es una realidad que debemos asumir. Comparados con el resto, ser locales nos da un punto a favor, y tenemos jugadores de un poco más de experiencia. También tenemos situaciones como la de Bebu Cuevas, que estuvo cuatro meses parado. Ya entrena sin dolor y todo parece funcionar bien, pero le falta competencia.

— ¿Y de Marcel Felder qué se puede esperar?

— Para mí es fácil, porque sé lo que puede dar estando bien físicamente y en Guatemala fue una prueba de ello. Pudo volver a jugar a cinco sets y no sólo aguantó de físico, sino mentalmente y todo eso que rodea a la Davis de estar todo el tiempo pendiente. Tiene un nivel y experiencia que sabemos lo que nos puede dar y es un plus.

— Sigue con su academia, es capitán de Copa Davis, acaba de ser designado director de tenis de CLT, ¿no queda nada por hacer dentro del tenis?

— La Davis me tiene con el objetivo y las ganas de volver al Grupo II, que es donde debe estar y con posibilidades de pelear en el grupo I. Luego de tantos años de pelearla, no pienso dejar la silla de Uruguay en esta posición en la que caímos. Quiero encarar con todo el entusiasmo el objetivo claro de volver al Grupo II este 2017. A nivel personal hubo algunos cambios. Me ofrecieron trabajar en el club donde uno empezó hace muchísimos años, donde mi padre supo trabajar y en una institución que es referente de esta parte de Sudamérica. El Carrasco siempre tuvo un peso tenístico muy grande. Para mí es un orgullo que hayan pensado que puedo dar una mano en los próximos años como encargado del tenis competitivo. Es un desafío de mucho trabajo y responsabilidad.

SU PERIPLO: Un recorrido por todo el mundo

Como entrenador, Enrique Pérez Cassarino tiene participaciones en muchísimas competiciones, muchas de primerísimo nivel. A saber: 17 Roland Garros, 14 US Open, 12 Wimbledon, 10 Australian Open, 2 Juegos Olimpicos, más de 60 World Tour 1000 ( I Wells, Miami, Monte Carlo, Hamburgo, Madrid, Roma, Toronto, Cincinnati, París), más de 140 World Tour 500/250 ( Montevideo, Barcelona, Stuttgart, Estoril, Valencia, Nice, Shanghai, Sidney, Bucarest, Acapulco, Auckland, Tokio, Palermo, Buenos Aires, Estocolmo, Kitzbuhel, Gstaad, Basel, Washington, Los Ángeles, Queens, New Haven, Boston, Bastad, Atenas, Hong Kong, Adelaida, Mallorca y Santiago de Chile.

COPA DAVIS: Se jugará en el CLT desde el 12 de junio

En Copa Davis, Pérez Cassarino colaboró con los equipos de: Chile, Brasil, Ecuador —destacando el ascenso de Ecuador al Grupo Mundial y la final entre Australia y España—, y España. Por otro lado, es capitán del equipo uruguayo por más de dos décadas en dos etapas y es director del programa Jugá Tenis. Precisamente, la Copa Davis tendrá como sede este año al Carrasco Lawn Tennis Club. Se jugará durante la semana del 12 de junio, y con formato de dos grupos de cinco equipos. Los ganadores de partidos de los cruces entre los vencedores del los grupos ascenderán. Participarán Antigua y Barbuda, Bermudas, Costa Rica, Cuba, Honduras, Jamaica, Panamá, Puerto Rico, Trinidad y Tobago, y Uruguay.

LAWN TENNIS: ¿Hay presión?

“No. Creo que no es el objetivo del club, que tiene la responsabilidad de dar argumentos y herramientas para la formación de los chicos. No es objetivo de ningún club a nivel mundial la obligación de crear jugadores profesionales. Eso es de las federaciones y de las academias privadas. Que tengamos chicos con posibilidades es otra casa y veremos qué hacemos con ellos si surgen. Acá la idea es brindar un entrenamiento con la mejor calidad posible y que tanto los chicos como los padres tengan los mejores argumentos para la formación primero de los chicos como personas, con el tenis como herramienta. Está el sueño desde mi proyecto de la academia y de haber vivido del tenis competitivo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º