TENIS

La lucha por el número 1

Andy Murray busca defender el trono; Novak Djokovic va por recuperarlo

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Murray y Djokovic reaizaron el calentamiento juntos

El primer Grand Slam de la temporada comienza con la gran atracción, no sólo de conocer cómo se moverá el tablero de los mejores en los cuatro grandes, sino justamente confirmar o remover a los actuales líderes del circuito tanto masculino como femenino.

Andy Murray y Angelique Kerber tienen duros escollos en sus escoltas, que pueden salir fortalecidos en esta lucha por la cima, o ellos mismos ratificar su trono.

La cabeza de los circuitos masculino y femenino está en juego ya desde Melbourne.

Durante 2016 tanto el escocés como la alemana terminaron con lo que parecía indiscutibles liderazgos de Novak Djokovic y Serena Williams y en esta temporada, “la siguiente” a semejante logro, deben ratificarlo.

Por el número 1

Andy Murray llega al Abierto con apenas 780 puntos de ventaja sobre Novak Djokovic, muy descontable en un torneo que reparte 2.000 unidades, pero que el año pasado se las llevó el serbio.

Para el nacido en Belgrado la tarea de desplazar al de Dunblade ya de pique en Melbourne es complicada.

El escocés depende de sí mismo, porque ya con sólo llegar a semifinales saldrá de esta primera parada grande como uno del mundo, ya que igualaría su resultado de 2016, siempre recordando que Djokovic, aunque gane el torneo, no podrá sumar más que los 2.000 para el campeón, ya que defiende la corona.

Para que el serbio regrese a la cima en las próximas dos semanas, Murray debe perder como última opción en cuartos de final y, ganado el título, Djokovic lo aventajaría por 60 puntos.

Por lo tanto, si el actual dos del mundo obtiene la marca de siete coronas en el Abierto de Australia, así y todo no depende de sí mismo para retomar el reinado del ranking masculino.

Kerber depende de sí misma

En el circuito femenino la historia es más amplia. Angelique Kerber, campeona del año pasado, defiende 2000 puntos y la corona de este Grand Slam, cuando la separan 1795 de la estadounidense Serena Williams, finalista del torneo en 2016.

Al igual que Andy Murray, Kerber depende de sí misma para salir de Melbourne como número uno del mundo sin perder su reinado, ya que con llegar a la final lo habrá conseguido, incluso si Serena Williams ganase el título.

Por lo tanto, la estadounidense necesita que la alemana no sea finalista para comenzar a pensar en recuperar el primer puesto del ranking.

Lo siguiente es que ella misma sea la campeona, como forma segura de ser nuevamente la uno del mundo.

Kerber debe caer antes de octavos de final y Williams ser finalista o campeona para que exista un cambio de mando en la cima del ranking de la WTA.

Atención a...

BELINDA BENCIC. Es una durísima primera ronda para Serena Williams, ya que fue top 10. La tenista se enteró por Twitter que le tocaba jugar ante la dos del mundo, ya que no había consultado aún el cuadro femenino. “Mi celular echaba humo”, dijo.

LAS HERMANAS WILLIAMS. Se reúnen nuevamente para disputar juntas un torneo de Grand Slam. Van en busca de levantar la copa 15 de los grandes como pareja, además de disputar, obviamente, el cuadro de individuales. Ya lo ganaron en 2001, 2003, 2009 y 2010.

ILIA MARCHENKO. El ucraniano es el primer escollo del escocés hacia retener el uno del mundo. Marchenko decidió entrenar junto a una mujer, algo que generalmente sucede a la inversa en el circuito. Son las damas quienes aprovechan la potencia masculina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)