Tenis

Iñigo Cervantes se quedó con el Masters de San Pablo

Había obtenido la segunda posición en el Uruguay Open.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Escalada. El español trepó 30 lugares en el ranking entre septiembre y esta semana.

Iñigo Cervantes ganó el Masters de Challengers, ese torneo que cierra el año en San Pablo y que reúne a los tenistas de mejores resultados en esa serie de torneos.

El español fue, además, finalista en Montevideo y básicamente se vino a Sudamérica a jugar estos dos eventos.

Su historia es la de un jugador que tuvo que lucharla mucho y que no veía la luz al final del camino hace apenas dos años, y que sin embargo hoy es 72 del mundo.

"Hace dos años estaba en una silla de ruedas y hoy estoy entre los mejores 70 del mundo", dijo al finalizar el evento.

Este vasco, que a los 14 años se mudó a Barcelona y desde hace una temporada puso su carrera en Valencia en las manos del hermano de David Ferrer (en la academia que tiene en la localidad de Javea el actual siete del mundo), pasó por todo tipo de operaciones.

Dos veces su cadera lo llevó al quirófano, pero luego fue por su codo y por el tendón de Aquiles.

Hijo de padre deportista, que supo atajar en el Betis, la Real sociedad y otros equipos de la Liga, la carrera de Iñigo está en la cresta de la ola.

"El fútbol y el tenis son mis deportes favoritos. Cuando me fui a Barcelona debí optar entre estos dos deportes", recuerda Cervantes.

"Me vine a Uruguay a jugar los dos torneos de fin de año, y es muy loco porque hace un par de meses no me imaginaba siquiera en una semifinal, y ahora gané un título y disputé la final en el otro torneo", afirmó el vicecampeón del Uruguay Open.

Iñigo no oculta, por el contrario, resalta su cultura vasca natal.

"Aunque me fui de niño a Catalunya, no reniego de donde soy. Mi familia está en el país vasco, y aunque estuve mucho en Barcelona y ahora me mudé a Valencia, soy vasco", afirma Cervantes.

Acerca de entrenar en la academia de David Ferrer, el campeón del Masters de challenger sostiene que "por la experiencia que tiene de David, Javier es muy exigente y trabajador. Me vino muy bien y estoy muy feliz ahí."

Con la felicidad de saber que ahora entra directo a todos esos torneos de Grand Slam que miraba por la televisión mientras lo reconstruían porque su nuevo ranking se lo permite, Iñigo solamente pide "no tener más molestias ni lesiones que me hagan parar mucho tiempo."

Para Cervantes terminar entre los 300 mejores esta temporada era buenísimo, pero luego de tres meses malos al comienzo, "desde abril encadené buenos resultados y terminar entre los 100 primeros del mundo es un premio increíble al esfuerzo."

Dejó atrás un año en el que lo persiguieron las lesiones.

Iñigo Cervantes nació el 30 de noviembre del año 1989 en Irún, España.

Ocupa actualmente el puesto 72 del mundo luego de haber alcanzado la posición 102 en septiembre de esta misma temporada.

Luego de un año dominado por las lesiones, en esta temporada ganó dos challengers de individuales y alcanzó otras dos finales.

Se impuso en los challengers de Ostrava y Margurg, y estuvo también en las definiciones de Turquía y de Vicenza.

En total ha ganado cuatro torneos challenger en su carrera, más este Masters celebrado en San Pablo en el que venció a su compatriota Daniel Muñoz de La Nava en ajustado partido por 6-2, 3-6, 7-6.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)