TORNEOS

Los grandes no quieren arriesgarse demasiado

Las decisiones de los tenistas y sus entrenadores a veces desconciertan. El torneo de Stuttgart se juega pegado a Roland Garros, con lo bueno y malo que conlleva.

Por ejemplo, los grandes que hayan tenido buena actuación en Paris, difícilmente se anoten, o en todo caso es factible que se bajen. Es el karma de las semanas previas o posteriores a los Grand Slam. No van los grandes, o se bajan después de buenas actuaciones anteriores.

Llama la atención que Rafa no acuda a defender su título, máxime que viene con una gran actuación sobre polvo de ladrillo, donde ganó los dos primeros torneos del año.

Sin embargo en este mismo torneo, posterior a Paris, y entre medio del pase de polvo a césped antes de Wimbeldon, sí aparece Roger Federer, quien previo a su lesión de meniscos había decidido apenas jugar un torneo previo al Abierto de Francia y ahora estará en al menos uno más.

Justamente el suizo, el máximo ganador en la actualidad entre tenistas activos sobre césped, usará una de las semanas previas a Londres, para jugar en arcilla y ganar tenis.

Obviamente después de ahí irá en busca de su décimo cetro en Halle, ciudad que ya tiene una calle con su nombre en el entorno del estadio por haber ganado en tantas ocasiones como profesional.

Se anotaron ya Grigor Dimitrov, Feliciano López, Benoit, Paire, Gilles Simon y Dominic Thiem. Stuttgart arrancará el próximo 6 de junio y Halle el 13.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)