tenis

"Gracias a Uruguay entré en la elite"

Pablo Bianchi, el único tenista que jugó la Copa Davis nacionalizado, recuerda su experiencia de celeste.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pablo Bianchi defendió dos veces a Uruguay en la Copa Davis. Foto: Gastón Montero

Pablo Bianchi nació en Argentina el 27 de febrero de 1975, pero debutó en Copa Davis defendiendo a Uruguay en febrero de 2001 ante Colombia. El zurdo, hijo de padre uruguayo y con hermana también oriental, aceptó el pedido de nacionalización y es el único caso de ese tipo en la historia uruguaya de la Copa Davis. Casi 13 años después de su último partido defendiendo a La Celeste, en julio de 2002 (perdiendo ante el peruano Luis Horna en cuatro sets), Bianchi regresó al Carrasco Lawn Tennis como entrenador del estadounidense nacionalizado argentino Andrea Collarini. "En Uruguay me siento muy bien, tenía muchas ganas de volver luego de haberme salido del tenis profesional", confesó Bianchi a Ovación antes de que su pupilo jugara la final por la clasificación al Uruguay Open.

El extenista recordó que "estaba en la circuito ATP y se dio un día una charla entre un exentrenador mío, Monachessi, que conocía a Bebe Pérez Cassarino, capitán del equipo de la Davis. Como justo se estaba retirando Marcelo Filippini, me ofrecieron defender a Uruguay. Fue una experiencia infernal e inolvidable".

Luego de confesar que "ahora, visto a la distancia, le tomo más gustito aun a aquellos momentos", Bianchi dijo que en por entonces de comienzos de siglo XXI "era imposible jugar la Davis en Argentina. Era la época de oro de la Legión, pero gracias a Uruguay entré a la elite de tenistas que jugaron este torneo. Eso no me lo saca nadie."

En 2006 comenzó como entrenador en una academia, pero como le sucede a los jugadores cuando se retiran, decidió no viajar enseguida de colgar la raqueta. "Recién ahora estoy con la decisión de acompañar a un tenista. Ya construí una familia con dos hijos y le dediqué mucha energía a eso. Es bueno dejar pasar un tiempo tras largar el tenis, dedicarse a la familia, para volver a disfrutar de esto".

Con los más jóvenes.

En un momento se cruzó en el club con Felder. "Él era peloteador del equipo junto a Martín Vilarrubí, porque eran muy chicos. En el equipo estábamos Filippini, Dondo y yo. Si habrá pasado el tiempo que el era un nene y ahora es un hombre", afirmó. También recordó los primeros años de Pablo Cuevas en Buenos Aires.

"En una academia lo vi cuando tenía 17 años, le jugué un set y le gané, pero yo estaba competitivo aún y él arrancando a ser profesional. Lo conozco desde esa época, y es un gran trabajador".

Pablo Bianch

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)