TENIS

La gira europea en polvo de ladrillo arranca en Mónaco

Montecarlo reúne a los cinco mejores tenistas del mundo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Novak Djokovic

En este 2016 se reúnen en Montecarlo por segunda vez en el año los cinco primeros del ranking en un mismo evento (Djokovic, Murray, Federer, Wawrinka y Nadal), y los cuatro grandes regresan juntos al torneo, algo que no sucedía desde hace un par de temporadas.

El año pasado marcó una gran diferencia respecto a las temporadas anteriores. Rafa Nadal no pudo retomar el dominio absoluto sobre canchas de polvo de ladrillo, y entonces se repartió mucho más la lista de triunfadores.

Por ejemplo Kai Nishikori consiguió su segundo título consecutivo en el Conde de Godó, en Barcelona, casualmente también el segundo sobre esta superficie, de los 11 que posee.

El escocés Andy Murray se quedó con la copa en el Masters 1000 de Madrid, por sobre el propio Nadal, alcanzando su primera de esta categoría sobre esta superficie, pero en la misma temporada en la que también alcanzó su primer título en general de ATP sobre canchas lentas al triunfar en Munich previamente.

El austríaco Dominic Thiem llegó en Niza a su primer cetro como profesional y lo hizo sobre polvo de ladrillo, en tanto que el brasileño Thomaz Bellucci ganó nuevamente en Ginebra.

La curiosidad del norteño es que en su carrera ha ganado cuatro títulos, todos sobre polvo de ladrillo y a cielo abierto, pero de esa cuaterna, tres fueron en Suiza, dos de ellos en Gstaad, más ese de Ginebra.

Para Pablo Cuevas la cosecha fue buena, porque se fue a jugar el debutante torneo de Estambul y llegó a la final, donde cayó ante Roger Federer.

Por el lado del uno del mundo, se salteó Madrid, pero ganó su segundo Montecarlo consecutivo, además del Masters 1000 de Roma, pero falló en su objetivo final: ganar en Roland Garros, el único torneo de Grand Slam que se le escapa.

Luego de vencer a Rafa Nadal y cortarle la carrera hacia la décima corona de los Mosqueteros, el serbio fue frenado por el suizo Stanislas Wawrinka, sorpresivo vencedor en París.

El pasado más que el presente hace colocar a Nadal en situación de privilegio sobre estas canchas, donde dice que está en la mejor parte de su calendario.

El español fue el rey de esta superficie con la racha invicta más larga sumando 81 triunfos entre Montecarlo 2005 y Hamburgo 2007.

Sin embargo, la estadística registra a jugadores de antaño, previos a 1968, comienzo de la Era Profesional a Era Abierta, que impusieron su ley sobre canchas lentas.

Por ejemplo el checo Jarosla Drobny ganó 92 títulos, el estadounidense Bill Tildem 76, o el neocelandés Tony Wilding 74. Si se extiende hasta los años previos a 1968, entonces Vilas está décimo empatado con el estadounidense Frank Parker.

La verdad inicia la semana próxima en Montecarlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)