TENIS

Garín: "Nunca imaginé entrenar con ‘Rafa’ Nadal"

Christian Garín en 2013 tocó el cielo con las manos. Ganó Roland Garros junior tras vencer a Zverev en la final y además es el chileno más joven en ganar un partido de ATP y también en debutar en la Davis.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Christian Garín

Recibió el llamado de Toni Nadal, tío y entrenador de Rafa, y ahora es parte del equipo del tenista español.

—¿Hay alguna rivalidad entre los tenistas chilenos que están surgiendo y son el recambio de Copa Davis, porque tuvo que debutar ante un Hans Podlipnik?

—Ahora que vivo en España me alejé un poco de esa sana rivalidad. Somos amigos y fue especial jugar ante él, que ya se retira de los individuales.

—¿Siente que quemó muy rápido etapas entre los 16 y 18 años cuando ganó Roland Garros y se transformó en profesional?

—Si, pero también pasaron cosas malas. A los 16 años tuve un nivel altísimo, pero son etapas. Ahora me costó nivelarme en challenger, pero por suerte hace dos semanas gané el primero en Lima y eso me da confianza. Mi meta es llegar lo más alto que pueda en el tenis y tengo las condiciones siempre y cuando siga trabajando duro y cuidándome.

—¿No daba un poco de temor pensar que no todo sería tan hermoso como a los 16 años?

—Me di cuenta ya de eso. Capaz que a los 18 años decía otra cosa, pero ahora a los 20 tengo bien claro que cada uno forja su camino. Tengo bien clara mi meta. Zverev hoy está 15 del mundo y él tiene otra meta. Es un superdotado, pero cada uno vive su proceso. Yo intento verlos jugar y ver qué fue lo que aprendieron ellos en este tiempo. Yo mejoré mucho desde que me fui a entrenar a España. Eso me va a ayudar a llegar antes lo más lejos posible.

—¿Cómo es trabajar con Toni Nadal en la Academia de Rafa?

—Es una oportunidad que no puedo desaprovechar y llegó cuando menos me lo esperaba. Me tomó por sorpresa en un mal momento de este año. Nunca imaginé que iba a terminar entrenando ahí. Mejor no puedo estar. Vivo allá con mi familia, entreno con Rafa, con Toni, con Tomeu, que es el peloteador de Rafa. Es lo que me faltaba para despegar.

—¿Qué le cambió de su vida?

—Antes no sé si vivía para el tenis, pero ahora todo el día estoy pensando en cómo mejorar. Soy un poco disperso. Me faltaba madurar, no podía ayudarme sólo, pero ahora tengo a Rafa cerca y estuvo Andy Murray. Eso me confirma que voy por el buen camino. Tal vez a los 16 o 18 años todos decían que iba a ser bueno, pero tal vez estaba haciendo algo mal que ahora lo estoy cambiando. Estoy seguro que voy a llegar lejos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados