TENIS

Felder: "Se trata de crear cabeza fuerte de tenista"

Marcel hace nuevamente las valijas y carga el raquetero. El viaje de hoy es muy diferente a los anteriores. Acostumbrado durante casi 20 años a transitar el mundo como jugador, luego lo hizo como entrenador del colombiano Struvay y ahora de Nicolás Xiviller, una de las promesas uruguayas que sale del mundo junior.“A partir de ahora hay mayor presión”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
marcel felder

—¿Hay como una sucesión? Porque Toto Aguirre fue tu entrenador y ahora viajas con Nicolás, que también trabaja con Aguirre.—Ellos están haciendo un trabajo similar al que hice yo de chico. Muchas veces vengo a entrenar y a jugar con ellos. Así nació esta oportunidad de acompañar a Nico, que está en busca de sus primeros puntos de ATP. Se trata de algunos torneos Futures en los que me desarrollé mucho. En este caso lo ayudaré, ya que Marcelo Aguirre no puede viajar ahora y, como soy de su misma línea, voy a trabajar con Nico.

—¿Qué características de Aguirre heredaste como para pasarlas ahora a Xiviller?

—Que esté firme de cabeza, que dé el máximo y esté siempre luchando más allá de cómo se dé el partido o si gane o pierda. Que mantenga su actitud para desarrollar su juego de forma positiva sin caerse ante los obstáculos, porque serán varias semanas y en alguna podés perder en la clasificación. Se trata de crear cabeza fuerte de jugador de tenis.

—¿Qué diferencias hay con tu trabajo anterior con Struvay?

—Eduardo estaba 200 del mundo, ya había pasado por esto y jugado Futures y Challengers. Nico es un chico de 18 años que está saliendo a sus primeros torneos así. Lo fundamental es ver qué necesita un tenista para que saque lo mejor posible cada día que pise una cancha.

—¿Es el momento más crítico este de pasar de junior respetado a profesional desconocido?

—El cambio es interesante. En junior se cometen errores en partidos que luego es muy difícil que vuelvan a aparecer. Además, de chico jugás porque te divierte, pero ahora hay sacrificio de familia, con mayor presión y responsabilidad. Ya no te regalan nada porque es un cambio mental fuerte. Tenés que salir a jugar cada punto como si fuera el último, porque cada partido es la vida. Es comer y dormir un día más en hotel. El tenis es resultadista. Si ganaste, la semana te sirvió y si perdiste, no. Es un momento en el que hay que estar muy bien de cabeza para saberlo sobrellevar.

—¿Es el cambio más fuerte en la vida de un tenista?

—Sí, porque es el momento en el cual el tenis pasa de ser una diversión o un juego a una profesión. Sin dudas eso fue lo que más me costó a mí en el tenis.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)