TENIS

El enojo de Serena tuvo varias consecuencias inesperadas

Lo que aconteció en la final del US Open dejó multas para ella, discusiones con su propio entrenador, burlas hacia Williams, confesiones y hasta una "sanción" para el juez del encuentro.

Foto: EFE
Foto: EFE

Sorprendió a propios y a extraños la reacción de Serena Williams en la final del US Open ante Naomi Osaka. Más allá de que la japonesa ganó de manera digna dentro de la cancha, se recordará más el tenso momento de una de las hermanas Williams que la propia victoria de una joven de 20 años que hacía historia como la primera japonesa en ganar un Grand Slam.

¿Cómo se generó?

El enojo y la posterior protesta de Serena Williams se podría dividir en tres momentos que fueron haciendo que el ánimo de la estadounidense fuera en aumento.

La primera advertencia que recibió Williams fue la de no recibir indicaciones de su entrenador. El francés Patrick Mouratoglou habría movido las manos indicando algún movimiento especial para la estadounidense, un hecho que está prohibido, generando el primer "warning".

Instantes más tarde, Serena cometió dos dobles faltas que permitieron que Osaka le quebrara el servicio, un hecho que molestó a la estadounidense que reventó su raqueta contra el piso. Por esa reacción, recibió el segundo aviso y un punto menos.

Foto: AFP
Las raqueta rota de Serena Williams. Foto: AFP

Es allí, donde Serena reacciona de manera muy efusiva y encara directamente al juez. "Yo no hago trampas para ganar. Preferiría perder. Sólo te lo digo. Me has robado, me debes una disculpa nunca hice trampas en mi vida, tengo una hija y sólo hago lo que es correcto. Eres un ladrón y un mentiroso. Me debes una disculpa", le dijo al juez. Fue en ese momento donde el árbitro se colmó y decidió quitarle un juego por violación del código de conducta.

Las consecuencias para ella.

Horas más tarde del suceso acontecido, se dio a conocer la sanción económica que sufrió la tenis ex número 1 del mundo. La misma es de 17 mil dólares y deberá abonarla en forma de castigo por su actitud, aunque se descontará de los casi dos millones de dólares que obtuvo por finalizar en la segunda posición del torneo.

El desglose de la sanción se basa en tres partes: diez mil dólares por abuso verbal, cuatro mil dólares por la advertencia de haber recibido indicaciones y tres mil más por romper su raqueta.

La controversia con su entrenador.

Seguramente Serena Williams y Patrick Mouratoglou tendrán mucho para hablar, es que aunque parezca increíble las versiones de ambos se contradicen. El entrenador afirmó que realizó gestos en modo de indicación a la tenista pero "es algo que hacemos todos los entrenadores, sin que hasta ahora hubiese existido algún problema".

Foto: AFP
Patrick Mouratoglou,  entrenador de Serena Williams. Foto: AFP

De hecho aseguró que el entrenador de Osaka también lo hizo. "Soy honesto, lo hice, Sascha (Bajin), el entrenador de Osaka, también estuvo haciendo lo mismo todo el tiempo. Esta es una de las reglas que está arruinando el tenis", aseguró Mouratoglou.

Lo increíble de esta confesión, es que Serena Williams la niega. "Acabo de enviar un mensaje de texto a Patrick, diciendo: ¿De qué estás hablando? Porque no tenemos señales. Nunca hemos tenido señales", declaró la tenista en conferencia de prensa.

Dos posturas bien distintas.

La Federación Internacional de Tenis (ITF por sus siglas en inglés) y la Women's Tennis Association (WTA) se hicieron eco de lo que sucedió de maneras muy distintas. Mientras que la primera apoyó al árbitro por haber realizado de manera correcta su trabajo, la segunda denunció un doble estándar al momento de arbitrarles a hombres y mujeres.

"Carlos Ramos es uno de los umpires más experimentados y respetados en el tenis. Sus decisiones fueron de acuerdo a las reglas y fueron reafirmadas por la decisión del US Open de multar a Serena Williams por sus tres ofensas", expresa el comunicado de la ITF.

El mismo agregó: "Es entendible que este este incidente lamentable y de tanta repercusión genere un debate. Pero al mismo tiempo es importante recordar que el Sr. Ramos sobrellevó sus funciones de árbitro de acuerdo al reglamento y que actuó todo el tiempo con profesionalismo e integridad".

Foto: AFP
Serena Williams discutiendo con el árbitro Carlos Ramos. Foto: AFP

En la vereda opuesta se encuentra la WTA que denunció abiertamente que lo que sucedió rozó el sexismo, por haberse tratado de una mujer. Esta denuncia se basa en que existe un doble estándar al momento de arbitrar encuentros de hombres y de mujeres, donde a los hombres se le permiten más cosas.

"Esto también trajo a la primera plana la cuestión sobre si se aplican diferentes estándares entre hombres y mujeres a la hora de arbitrar partidos. La WTA cree que no debería haber diferencias en los estándares de tolerancia a la hora de que los hombres y las mujeres expresen sus emociones y estamos comprometidos en trabajar con el deporte para asegurar que todos los jugadores son tratados igual. No creemos que eso ocurriera la pasada noche", expresa el comunicado de la WTA.

Precisamente eso era lo que había denunciado Serena Williams ante los medios: "He visto a otros hombres decir otras cosas a los jueces de silla. Estoy aquí luchando por los derechos de la mujer, por la igualdad de la mujer. Siento que llamarlo 'ladrón' y ser penalizada con la pérdida de un juego por ello es una decisión sexista. Nunca le han quitado un juego a un hombre por llamarlo 'ladrón'".

La burla a Serena que no cayó bien.

Mark Knight, caricaturista del The Herald Sun, realizó un trabajo en el que se ve a una Serena Williams en un berrinche saltando sobre una raqueta rota y al árbitro del encuentro preguntándole a Naomi Osaka: "¿Puedes dejarla ganar?”.

Caricatura sobre Serena Williams
Caricatura sobre Serena Williams

Lo cierto es que esto generó mucha controversia y tanto el caricaturista como el medio fueron insultados en redes sociales y muy criticados por el dibujo.

Hasta J. K. Rowling, creadora de Harry Potter, denunció la situación en Twitter. "Bien hecho al reducir a una de las mejores deportistas vivas a los tropos racistas y sexistas y convertir a una segunda gran deportista en un héroe sin rostro", comentó de forma irónica.

El juez también tuvo sus consecuencias.

Posiblemente el menos perjudicial en esta situación, junto a Naomi Osaka, también se llevó su "castigo". Es que Carlos Ramos no recibió el trofeo habitual que funciona como recuerdo para el árbitro de un encuentro de esta magnitud. ¿Habrá pesado la sanción sobre Serena?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º