EN LONDRES

La emoción de Ashleigh Barty al dedicar su primer título en Wimbledon a una gloria australiana

La tenista número 1 del mundo venció en la final a Karolina Pliskova y ganó su segundo título grande luego de Roland Garros 2019.

Ashleigh Barty
Ashleigh Barty y el tradicional beso al trofeo de Wimbledon. Foto: AFP

“Espero que Evonne esté orgullosa de mí”. Una emocionadísima Ashleigh Barty disfruta de su primer título en Wimbledon (el segundo grande luego de Roland Garros 2019) después de ganarle la final a Karolina Pliskova por 6-3, 6-7 (4) y 6-3. ¿A quién se refería? A Evonne Goolagong Cawley, la última australiana que había ganado en el All England Club. Había sido en 1980, para lograr su segundo Wimbledon.

“Anoche casi no dormí, estuve pensando mucho”, reveló la número uno del mundo. Sabía que no era un día cualquiera para las tenistas australianas como ella y, en cierta forma, se puso la mochila de homenajear de la mejor manera a Goolagong Cawley, ya que en esta edición se cumplían los 50 años del primer título que había logrado su compatriota en Wimbledon. Por eso eligió una indumentaria lo más similar posible a la que utilizó Evonne aquella vez y se motivó al máximo en esas horas de insomnio para lograr el título y dedicárselo. En la final, Barty ganó los 14 primeros puntos del partido para ponerse 3-0 y 30-0 arriba con servicio de Pliskova, antes de que la checa lograra su primer punto.

“Es el sentimiento más increíble que he tenido en una pista de tenis. Hay una parte de mí que no se lo cree”, afirmó la australiana, que este año había ganado ya tres títulos: Yarra Valley, Madrid y Stuttgart.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados