TENIS

En camino a la gloria

Pablo Cuevas venció a Alexander Zverev y se metió entre los cuatro mejores del Masters 1.000 de Madrid.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pablo Cuevas

Pablo Cuevas se clasificó para jugar a las 16:30 horas de este sábado las semifinales del torneo de Madrid. Es la primera vez que un tenista uruguayo logra llegar tan lejos en un Masters 1000. El salteño derrotó 3-6, 6-0 y 6-4 a Alexander Zverev (alemán, de 21 años, líder de la nueva generación y 19 del mundo) luego de una hora y media de juego para seguir avanzando en el mejor año de su carrera.

El tenista celeste, quien ya avanzó con estos resultados hasta el puesto 23 pero podría ser 14 si gana el torneo, tuvo que esperar 31 ocasiones para llegar a semifinales en un torneo del nivel de Masters 1000, pero en 2017 ya venía asomando como capaz de lograrlo.

En esta temporada el uruguayo había llegado a cuartos de final en Indian Wells (perdió ante Pablo Carreño Busta sobre cancha dura) y en Montecarlo (le cortó la racha Lucas Pouille sobre polvo), así que ya en tres de los cuatro grandes disputados llegó hasta la ronda de los ocho mejores.

Incluso, pese a que quede el sabor amargo de su poca defensa del título en Río, y del inestable comienzo de año en Oceanía, Cuevas había alcanzado cuartos en su primer torneo del año (Sydney, vencido por Gilles Muller) y se coronó por tercera vez consecutiva en San Pablo.
El uruguayo de 31 años pudo dar vuelta el encuentro tras perder el primer set con un quiebre en contra (en el cuarto game), Cuevas fue contundente en el segundo sin ceder ni una vez su saque, y quebró en el final del tercero para quedarse con el partido ante el campeón de dos torneos esta temporada: Munich y Montpellier. Incluso en el inicio del segundo set el uruguayo estuvo 0-30 con su servicio pero completó una barrida luego de siete juegos consecutivos ganados.

Para colocarse en semifinales, además, Cuevas debió ganar todos sus partidos hasta ahora en tres sets ante Thomaz Bellucci, Nicolas Mahut, Benoit Paire y Alexander Zverev.

Este momento no es casualidad sino que responde a una planificación detallada que apunta a definir los torneos grandes: “ Esta temporada me lo volví a plantear, y la experiencia va ayudando a mejorar esas situaciones. Este año perdí dos veces en cuartos de final y cerca de pasar a semifinales, por eso estuve bastante más tranquilo en este partido. Aprendí a despejar la mente, quedarme tranquilo, saber qué debo hacer, aunque después pueda salir bien o no”.

El salteño agregó que: “ Las últimas dos temporadas terminé dentro de los 30 primeros del mundo y ese era el objetivo”. Ahora se trazó uno nuevo y lo está cumpliendo.

El rival. Pablo Cuevas buscará desde las 16:30 jugar la final de Madrid y para ello deberá vencer a otro de los jóvenes talentos del circuito: Dominic Thiem, que ayer por la tarde de Uruguay venció al croata Borna Coric en cifras de 6-1 y 6-4.

Dominic Thiem y Pablo Cuevas ya se conocen de antes. El austríaco, número 9 del mundo y primer tenista de esa nacionalidad en llegar al top 10 desde Thomas Muster (fue siete el año pasado), fue un duro escollo para el salteño en Roland Garros hace dos años, en un partido durísimo que se definió con un apretado 7-6(7), 7-5, 6-7(5) y 7-5.

Este año, Thiem fue el sucesor de Cuevas en Río de Janeiro, que se sumó a los otros siete títulos que había conseguido en las dos últimas temporadas.

“Bebu” Cuevas festejó en suecia

El menor de los Cuevas, Martín, se impuso en el torneo de dobles del Futures de Suecia, y de esta forma suma ya dos títulos de singles y dos de dobles en este tramo de la temporada.

Bebu ganó 6-4, 6-7(6) y 11-9 junto al local Christian Lindell, ante los holandeses David Pel y Botic Van den Zandschulp. Martín ya había ganado este año otro torneo de dobles en Turquía junto al peruano Juan Pablo Varillas, además de otros dos en individuales, completando de lo mejor de su carrera hasta el momento.

“Estoy muy contento porque se vienen dando los resultados”, señaló Bebu desde Suecia a Ovación.

“No empezó de la mejor manera esta última semana pero termina muy bien. Sabía que los resultados estaban al caer, me había preparado un largo tiempo para estar preparado para esto”, agregó Martín.

“De Pablo ya no me sorprende nada”, declaró sobre su hermano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados