Tenis

Caída que no duele

Pese a la derrota en semifinales, Cuevas hizo una lectura positiva del dobles en Australia y se ilusiona.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Positivo. “Fuimos mejorando en el torneo”, señaló Cuevas. Foto: EFE

Los veteranos Radek Stepanek (checo de 37 años) y Daniel Nestor (canadiense de 43) derrotaron 7-6 (11), 6-4 a Pablo Cuevas y Marcel Granollers para meterse en la final de dobles del Abierto de Australia.

El partido, que duró 102 minutos, vio algunas oportunidades interesantes del dueto uruguayo-español, sobre todo en el primer set, donde tuvieron ventaja en el tie break para llevarse el set en 6-4 y en 8-7.

En el primer parcial se quebraron una vez por bando, en el tercer game sobre el servicio de Nestor, y al game siguiente perdió su saque Granollers, lo que forzó la igualdad. Un par de doble faltas de Cuevas, otras tantas del lado de sus rivales, fueron alargando la definición de ese primer parcial

Luego de más de una hora de ese set, en el segundo la mano comenzó mal para el uruguayo, quien perdió su saque en el primer juego. Pese a tener chance de quiebre sobre Nestor al game siguiente, nunca pudieron Cuevas y Granollers aprovechar y aunque dieron dura lucha, se les puso cuesta arriba todo el parcial estando quiebre abajo.

De todos modos cierran con semifinales su primer torneo de Grand Slam juntos.

Una lástima.

Pablo Cuevas se lamentó de haber dejado pasar un par de oportunidades junto a Granollers durante el partido de semifinales de dobles. "Fue una lástima porque veníamos jugando muy, muy bien en los dos últimos partidos, pero no pudimos mantener ese nivel", dijo el uruguayo. "Tiene mérito lo de Nestor y Stepanek, a quienes habíamos visto jugar en cuartos de final y no pareció que jugaran tan bien como contra nosotros", agregó el salteño.

Cuevas se lamentó de "haber tenido dos set points y haber estado quiebre arriba en el primer set, pero la verdad es que colaboramos para que ellos se recuperaran". Sin embargo, no todo es negativo. Por el contrario.

"Lo positivo de estas dos semanas es que volvimos a jugar juntos y fuimos mejorando a medida que avanzaba el torneo. Es alentador estar entre las mejores cuatro parejas del primer torneo de Grand Slam del año", añadió.

Cuevas no imaginaba un resultado en concreto en estas dos semanas de dobles, pero sí que podían rendir bien. "Podemos seguir teniendo la ilusión de conseguir cosas grandes y de pelear hasta el final".

En singles “no pude dar lo mejor”.

“Me cuestan los comienzos de año en este tipo de superficies. Pese a que el año pasado llegué a cuartos de final de dobles junto a David Marrero, en individuales me cuesta más. Cuando llego a Australia, como sé que no me ha ido bien, termino jugando menos suelto de lo que me gustaría. Este año me volvió a pasar. El dobles me ayuda a soltarme más, pero debo estar más sereno cuando llega esta parte del año”, reflexionó Pablo Cuevas. “No me voy con la mejor sensación de lo que hice en individuales, no sólo por haber perdido, sino por mi actuación dentro de la cancha. Podía haber perdido igual pero jugando diferente; más suelto. Siento que no pude dar lo mejor de mí”, señaló.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)