ESCÁNDALO

Boris Becker está en bancarrota pero sigue gastando fortunas

El extenista alemán podría terminar preso en Gran Bretaña por sus maniobras para no pagar sus deudas

Boris Becker
Una foto reciente de Boris Becker, jaqueado por los tribunales británicos.

El extenista alemán Boris Becker, ganador de seis torneos del Gran Slam, podría ir a la cárcel por eludir el pago de sus deudas pese a mantener un costoso tren de vida. La pena podría llegar a los seis años de reclusión.

Becker, que reside en Gran Bretaña, se declaró en bancarrota en 2017 debido a una deuda con un banco. El Servicio de Insolvencia británico lo acusa de ocultar 1,3 millones de euros y varias propiedades para no afrontar sus obligaciones.

El exjugador, de 52 años, ganó unos 25 millones de euros en premios y por lo menos unos 50 millones más en patrocinios, pero acabó acumulando una “deuda histórica”, por la que se le ordenó que entregara cualquier posesión de valor a un fideicomisario, que a su vez podría vender los artículos para satisfacer la deuda. Es una práctica común en los casos de quiebra y que en este caso llevó al alemán a entregar varios de sus trofeos.

Pese a eso, trascendió que había comprado una lujosa residencia en Londres por 5 millones de libras, además de seguir utilizando un coche de alta gama. Todo eso pese a que por su situación legal no puede contraer deudas superiores a 500 libras sin pedir permiso a la Justicia.

Becker acumula deudas también en España: hasta el cura que ofició su boda en 2006 lo denuncio por no haberle pagado. En Alemania fue condenado en 2002 a dos años de libertad condicional y una multa por evasión fiscal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error