US OPEN

Andreescu, la niña que soñaba con jugar una final de Grand Slam y ahora quiere ganarla

La adolescente canadiense Bianca Andreescu, nueva revelación del tenis femenino, dijo que siempre había soñado con una final de un torneo grande.

Bianca Andreescu y su clasificación a la final del US Open por primera vez en su corta carrera. Foto: EFE.
Bianca Andreescu y su clasificación a la final del US Open por primera vez en su corta carrera. Foto: EFE.

Bianca Andreescu, la tenista de 19 años que llegó a su primera final de un Gran Slam tras vencer por 7-6 (3) y 7-5 a la suiza Belinda Bencic en la semifinal del Abierto de Estados Unidos dijo que siempre había soñado con lograrlo.

"Luché mucho para llegar a este punto", admitió Andreescu, decimoquinta favorita, quien remontó un marcador adverso de 2-5 en el segundo set para luego hacer cinco juegos seguidos y completar su ascenso meteórico dentro del tenis mundial.

"Siempre he soñado con este momento desde que era una niña", declaró Andreescu, en su conferencia de prensa posterior al partido agregando que "no creo que mucha gente hubiera pensado que se convertiría en realidad".

Andreescu se convirtió en la primera adolescente en llegar a la final del Abierto de Estados Unidos desde el 2009 cuando lo logró la danesa Caroline Wozniacki, de la misma edad, que la perdió por 7-6 y 6-3 frente a la belga Kim Clijsters.

También logra ser la primera ser tenista desde 1997 que consigue llegar a la gran final del Abierto en su debut en el último torneo de Grand Slam de la temporada. La estadounidense Venus Williams fue la última que lo consiguió.

"Seguí creyendo en mí misma", continuó Andreescu. "Pero creo que ese momento, después de hacer el punto de partido, estaba en estado de shock. Al mismo tiempo, luché muy duro para llegar hasta aquí, así que realmente creo que merezco estar en la final el sábado".

Andreescu llega a la final en su debut en el cuadro principal del Abierto cuando hace un año, en ese momento, estaba clasificada fuera del Top 200 y cayó en la primera ronda de clasificación en Flushing Meadows.

La estrella en ascenso se convierte en la segunda canadiense en alcanzar una final de Grand Slam, después que Eugenie Bouchard jugase la de Wimbledon en 2014.

Andreescu ahora en la final tendrá que enfrentarse a Serena Williams, de 37 años, la octava favorita, que después de haber ganado hace 20 el primero de seis títulos que tiene en el Abierto buscará el séptimo y el vigésimo cuarto de su carrera que la equipare con la legendaria australiana Margaret Court.

Williams, a diferencia de Andreescu, se entrenó ante la ucraniana Elina Svitolina, quinta favorita, a la que ganó por 6-3 y 6-1, en apenas una hora y 10 minutos.

Bianca Andreescu celebrando su clasificación a la final del US Open. Foto: EFE.
Bianca Andreescu celebrando su clasificación a la final del US Open. Foto: EFE.

Los recuerdos de la niñez

"Recuerdo que siempre le dije a mi equipo que siempre hubiera querido jugar con Williams justo antes de que ella se retire", confesó Andreescu. "Realmente estoy deseando que llegue el partido. Es una campeona increíble dentro y fuera de la cancha. Será divertido".

Andreescu admitió que cuando tenía 10 años veía a Williams ganar la mayoría de los títulos de Grand Slam, pero ahora quiere que la historia sea diferente, que ella gane el partido y el título.

"No tengo ninguna duda que será un gran partido porque las dos vamos a poner en la pista nuestro mejor juego y al final, que gané la que mejor lo haya hecho", dijo Andreescu, agregando que "lo que si tengo claro es que no voy a sentir ninguna presión".

Lo ha demostrado toda la temporada al crecerse en los partidos que ha disputado frente a las mejores del circuito de la WTA, e iba camino de hacerlo con la propia Williams en la final del Premier 5 de Toronto cuando tenía ventaja de 3-1 y la tenista estadounidense se tuvo que retirar con una lesión en la espalda.

Bianca Andreescu, la nueva joya del tenis femenino brilla en el US Open. Foto: EFE.
Bianca Andreescu, la nueva joya del tenis femenino brilla en el US Open. Foto: EFE.

"Estaba a punto de jugar con una campeona en la final de la Copa Rogers, obviamente estaba nerviosa", dijo Andreescu, recordando su partido en Toronto contra Williams y sentenció que "creo que canalicé ese nerviosismo hacia otra cosa. Cuando pisé la cancha, realmente no pensé en quién estaba del otro lado. Creo que tener esos cuatro juegos contra ella me ayudará el sábado".

Andreescu, quien hará su debut en el Top 10 en el Ranking WTA el lunes, ahora se convierte en una de las siete mujeres en hacer una final de Grand Slam antes de su quinta aparición en un cuadro principal de un torneo grande.

La adolescente canadiense, que está jugando solo su cuarto cuadro principal de Grand Slam, también es la segunda joven en llegar a una final de Grand Slam este año, junto a la checa Markéta Vondrousova, de 20 años, subcampeona de Roland Garros.

Andreescu también tuvo palabras de alabanza para Bencic, de la que dijo que le complicó mucho con su tenis y la clave de la victoria estuvo cuando consiguió cambiar el ritmo después de ponerse abajo 2-5 en el marcador.

Hay algo claro para Andreescu, que no pierde su línea: "La verdadera razón por la que gané y puedo estar en la final del Abierto de Estados Unidos fue que siempre me mantuve luchando, nunca me di por vencida y con la misma mentalidad saldré a jugar el sábado".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)