TENIS

Behar, el especialista en dobles

Ha hecho su carrera jugando duplas; cuenta cómo elige compañeros y su ilusión de jugar junto a Pablo Cuevas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Behar

Ariel Behar es un caso extraño. A los 26 años es el segundo mejor doblista de Uruguay y el único especialista. Vive dando vueltas por el mundo tratando de crecer en esa modalidad, con lo complicado que esto significa. No ha logrado aún sobrevivir con ganancias en este deporte, pero insiste y esta semana está en puesto 139, apenas uno por arriba del mejor de su carrera.

Viajó a defender al equipo nacional a Lima y demostró en cancha que era el mejor de los cuatro que participaron del partido del sábado, que le dio una chance de sobrevivir a los celestes, junto a Martín Cuevas. "Siento que soy doblista. Cuando me toca jugar no es que sienta que debo hacer la diferencia, pero sé que para algunos puntos estoy más preparado porque me dedico y entreno para los dobles. Sólo juego torneos de dobles y por eso me considero el doblista del equipo", afirma Behar.

Ari no duda: "Siempre que esté sano me gusta que me tomen en cuenta para jugar dobles por Uruguay. Obviamente Pablo Cuevas está a otro nivel y junto a Bebu han tenido muy buenos resultados juntos, pero si alguno de ellos dos termina mal luego de los individuales yo siempre estaré listo".

Hasta ahora nunca se dio la oportunidad de que los dos mejores doblistas formen pareja, pero a Behar le encantaría. "Sería genial poder jugar alguna vez con Pablo. Espero que eso suceda. Hemos compartido entrenamientos de la Davis o estuvimos mirando juntos algún partido, pero nunca compartimos equipo. Cuando se dan esas charlas trato de sacarle su forma de ver el juego, porque tiene una visión que va más allá de lo normal. Se aprende mucho con él al lado".

Para Behar, el camino de participar en los torneos no es fácil porque debe conseguirse pareja en cada gira con características particulares. "Tengo que armar gira a gira y elegir compañeros que estén a full con el dobles. Si es un singlista, lo elijo para un solo torneo, no una gira, porque cuando les va bien una semana, terminan tocados físicamente y a la semana siguiente ya no quieren jugar dobles. Un singlista de gran nivel te puede dar un buen torneo, pero no una gira porque te podés comer el garrón de que te deje tirado en alguna semana. Por eso es mejor conseguir un doblista para jugar dos o tres torneos seguidos", explica.

Ari siente que ahora "me buscan más para jugar dobles que cuando estaba afuera de los 200 primeros. Si estuviera 100 sería mejor, pero a medida que te acercas a ese ranking, te das cuenta que te empiezan a escribir los que no te contestaban los mails antes", cuenta sonriendo.

Head y Nike son sus apoyos, pero siempre basado en la ayuda familiar. "Jugando el dobles, excepto si te va como me fue en la última gira, que estuvo muy bien, salís siempre abajo en plata. Siempre perdés. Pero es inversión. Estoy en el nivel en el que estoy sumando puntos para llegar a los torneos ATP. Estoy cerca y a partir de ahí empezaré a sumar alguna ganancia".

Ari está en plan de ir semana a semana tratando de avanzar y de competir sano, sin lesiones, ya que tiene algunas dificultades congénitas que le hacen estar siempre alerta. "Tengo hiperlaxitud en las articulaciones, me han dicho los médicos. No es un tema de cirugías, sino dolores porque tengo los músculos grandes muy fuertes pero los chicos muy débiles, entonces tengo dolores fuertes que duran mucho tiempo. Por eso entreno menos, achiqué en la competencia y no juego ni un single más y manejo todo eso de forma de competir siempre sano", finalizó.

Perfil.

Nació el 3 de octubre de 1989 en Montevideo y entrena en Argentina. Desde el 2009 forma parte del equipo uruguayo de Copa Davis. Ha ganado cuatro challenger en dobles y otros cuatro futures, además de haber hecho otras tres finales. Actualmente es 139 del mundo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)