TENIS

El Abierto de Francia renueva sus desafíos

Hoy comienza un nuevo Roland Garros, y como cada año los desafíos se renuevan. La embestida de la temporada 2017 de Rafael Nadal y la caída del uno y el dos del mundo en esta porción del año marcan las claves.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Roland Garros

También debe verse qué sucederá con los jóvenes que ya vienen prometiendo y cumpliendo, pero también por el sector femenino la cima está empobrecida y la campeona reinante ausente de las definiciones.

Finalmente, para los uruguayos, el mejor año hasta ahora de Pablo Cuevas despierta interés, curiosidad y esperanza en el torneo que ya supo ganar en dobles, pero donde, como en el resto de los Grand Slam, la segunda semana le aparece esquiva.

Este año el presupuesto en premios de Roland Garros es de 36 millones de euros, de los cuales 2.100.000 son para los campeones masculino y femenino. Sobre todo, el aumento es para la primera ronda, donde los participantes se llevan 35 mil euros.

El duelo más esperado: Rafael Nadal, en busca del décimo título en París para acrecentar su leyenda, y Novak Djokovic, estrenando entrenador nada menos que con Andre Agassi para defender la corona de los Mosqueteros. Podría darse en semifinales y no en la definición.

Rafa ha perdido dos partidos en cancha y uno por abandono en 74 encuentros disputados en este torneo. Sólo lo derrotó Robin Soderling en los octavos de 2009, y el propio Djokovic en cuartos de 2015. No se presentó a su partido de tercera ronda del año pasado ante Marcel Granolleers. Le ganó cuatro finales a Roger Federer, una a Soderling (se tomó revancha en 2010), dos a Djokovic, otra a Mariano Puerta y otra a David Ferrer.

El español está en su gran temporada, y ante el desafío de ser el primer tenista, hombre o mujer, capaz de llegar a la decena de trofeos en el Abierto de Francia en la era profesional, que se inició en 1968.

Margaret Court es la única tenista que ha logrado al menos 10 veces llevarse una copa de las grandes, ya que se impuso en el Abierto de Australia 11 veces: entre 1960 y 1966, de 1969 a 1971, y en 1973. Empatada con Rafa está Martina Navratilova, con sus nueve Wimbledon, en 1978-79, entre 1982 y 1987, además de 1990.

Naturalmente, el de Mallorca es el tenista que más veces se impuso en el torneo, y vaya el reconocimiento para Bjorn Borg, campeón seis años pese a su retiro prematuro, y los cuatro por la década de 30 de Henri Cochet.

Ya en tiempos de rivalidad entre Nadal y Djokovic, ambos disputan algunas marcas este año en el Bois de Boulogne. Con 18 cetros de Grand Slam, pero ausente este año, Roger Federer lidera la lista, seguido por el español con 14 y los 12 de Nole (tomando en cuenta sólo los tenistas activos).

Sin embargo, para el serbio la edición de 2017 puede darle una oportunidad de ser único en la historia del tenis contemporáneo: obtener dos veces los cuatro títulos del Grand Slam. Sólo hay antecedentes de Roy Emerson y Rod Laver en toda la historia de este deporte capaces de repetir los cuatro grandes. A sus 31 años recién cumplidos (siempre celebra en el Abierto de Francia), podría ser el campeón más veterano en llegar a 15 copas de Grand Slam (Federer lo logró en 2009 y tenía 27 años).

Para confirmar su condición de favorito histórico, este año el español llega a París con una de sus mejores actuaciones previas, como en las viejas épocas de dominio absoluto. Tanto él como el joven Alexander Zverev son los únicos tenistas que han ganado más de un título sobre polvo de ladrillo en la gira previa.

Rafa se quedó con Montecarlo, Barcelona y Madrid, mientras que el alemán ganó Munich y Roma.

Como dato, en 12 de los anteriores 13 años, Rafa se coronó en al menos dos torneos de la gira europea sobre polvo de ladrillo previa a París. El pupilo de Toni Nadal y Carlos Moya llega a París con racha 17-1 en polvo, habiendo perdido en sólo uno de los cuatro torneos que jugó. Fue la derrota ante Dominic Thiem en cuartos de Roma.

Es la primera vez desde 2012 que el español llega a la cita parisina con sólo un encuentro perdido. Sin embargo, el tenista que más partidos ganó sobre polvo de ladrillo en lo que va del año no es ninguno de los favoritos, sino Albert Ramos Viñolas, con 18 triunfos y 10 derrotas, uno más que Rafa, quien ganó 17 como Thiem, seguidos de Pablo Carreño y Alexander Zverev con 16.

La situación de Novak Djokovic es extraña. Es el campeón vigente, pero no el favorito. Apenas ha ganado un título en el año, cuando comenzó victorioso en Doha, y con cambios en el equipo técnico llega a París con posibilidad de ser el octavo jugador en defender con éxito el título en el Abierto de Francia. Vale recordar que el campeón defensor nunca perdió en primera ronda, pero sí lo hizo cuatro veces en segunda.

Mientras tanto, Andy Murray está desaparecido. Deambula en las canchas y no parece el uno del mundo del circuito profesional, un lugar que va por sobre los ilustres nombres de Federer, Nadal o Djokovic. El británico, que tiene asegurado el uno del mundo al final de París, suceda lo que suceda. Solo está precedido por el enorme e inoxidable Fred Perry como el posible campeón británico de Francia. Perry lo hizo en el lejano 1935 y desde entonces ningún otro jugador de las islas logró quedarse con la copa.

Un párrafo aparte merece Stanislas Wawrinka, de muy mala campaña hasta ahora, pero con un dato destacable en su historial en París: es el último campeón junior que repitió de mayor.

El suizo ganó el juvenil de 2003 y le sacó del buche su primer Roland Garros a Djokovic en la final de 2015.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados