ELIMINATORIAS

Uruguay, por seguir con su invicto

En las pasadas Eliminatorias, la Celeste se mantuvo sin derrotas en los partidos en el estadio Centenario.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Christian Stuani celebra uno de sus goles. Foto: Archivo El País

La Eliminatoria empezó con varias sorpresas, entre ellas, la que dio Ecuador ante Argentina en Buenos Aires. Pero también se inició derribando estadísticas, como la que logró Uruguay en Bolivia, venciendo por primera vez en la historia en la altura de La Paz. Y comenzó, con muchas confirmaciones, como la de Colombia y su poderío en Barranquilla, o la de Chile en Santiago, por eso las victorias de la primera fecha muestran una tabla de posiciones diferente, sin Argentina y Brasil encabezándola.

Cristhian Stuani festejó con el plantel sus 29 años. Lo hizo en el Complejo Celeste anoche, cuando tuvo que soplar las velitas bajo el clásico "que los cumplas feliz". El goleador, estará al firme en cancha.

La prensa colombiana destaca la ausencia de Luis Suárez. No sólo por lo que significa en el equipo Celeste sino porque cuando Colombia venció a Uruguay, lo hizo sin Suárez en el campo de juego. En Barranquillla (4-) y Mundial 2014 (2-0).

La Celeste saldrá al campo de juego con el aliento de tres millones de uruguayos. No importa dónde estén. El apoyo, el empuje, la fuerza, llegará desde todos los rincones del país.

En Bella Unión, en Colonia, en Rocha, Artigas, o Treinta y Tres, no importa dónde, pero a partir de las 8 de la noche, el Uruguay entero estará palpitando y alentando a la selección, a un equipo que ya demostró que mantiene intacta la llama de la pasión, que juega con el alma y deja el corazón en cada pelota. Como lo hizo en La Paz, ante Bolivia, como lo llevó a cabo en el Mundial de Brasil ante los más grandes, cuando dejó atrás a Inglaterra y a Italia, como cuando tuvo que salir a jugarse la ropa en la pasada Eliminatoria en Venezuela y Perú, como cuando le tocó el turno de salir a pelearle de igual a igual a la Argentina de Messi, Tevez y Agüero en la Copa América de 2011, o en Sudáfrica, cuando se enfrentó a todos y a todo y se abrió paso hasta llegar a semifinales.

Pasaron los años y también muchos nombres. Pero la esencia se mantuvo y se mantiene. Ese fuego sagrado de vestir la Celeste no quedó por el camino. Todo lo contrario, ese mandato histórico se fue pasando de mano en mano, de generación en generación como si fuese una posta mágica.

Ya no están los Lugano, los "Ruso" Pérez, los Forlán, ya no están los pilares de otros años, pero hoy se vibra y se palpita el sentimiento de la Celeste con los más jóvenes, con "Josema" en el fondo, con Godín, con el "Tata" González, con la polenta del "Pato" Sánchez o las corrida del "Chiche" Corujo. Con la clase intacta de Cáceres y las manos firmes de Muslera.

Uruguay sigue por el mismo camino, ese que comenzó a transitar de la mano del maestro Tabárez, hace ya casi una década.

Y otra vez le tocará recorrerlo en las Eliminatorias. Como lo hizo antes, poniendo todo en la cancha, apuntando a lo más alto, pero sabiendo que ese camino no es sencillo. Todo lo contrario. Es un camino lleno de obstáculos, que se deberán ir sorteando paso a paso, partido a partido, sin pensar más allá que el duelo de turno, como el de esta noche ante Colombia.

Ahí estará la Celeste. La misma Celeste de siempre, con otras caras, porque no se verá a Luis Suárez con la "9", pero sí a Diego Rolan, otro de los nuevos rostros que tiene esta selección.

Tampoco estará Edinson Cavani, un goleador letal como pocos, pero se verá a Stuani y toda su sapiencia, su estilo, y su clase en otro enorme desafío.

El "Cacha" jugará su partido desde la tribuna, y verá cómo Corujo se mete en su piel y se mimetiza para que no se sienta su ausencia. Todos estarán compenetrados en sacar adelante un partido importante, ante una de las selecciones más duras y mejor trabajadas, porque al igual que Uruguay, viene de un largo proceso bajo la batuta del argentino José Pekerman, no en vano, elegido por la encuesta de El País, como el Mejor Entrenador de América.

La Celeste saldrá a la cancha con todo lo que tiene a mano y más. Porque sentirá el apoyo, el aliento incesante de los tres millones de uruguayos repartidos en los 19 departamentos, en cada una de las ciudades, de las calles del país, se estará vibrando con la selección, una selección que es el fiel reflejo de lo que quiere la gente.

Uruguay esperará a Colombia en casa. E intentará mantener el invicto en el Centenario, un reducto que se hizo inexpugnable.

-Ámsterdam General $ 390

-Colombes General $ 390

-Olímpica sin numerar $ 650

-Olímpica numerada $ 990

-América numerada $ 1.490

-Platea América numerada $ 990.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)