MUNDIAL SUB 20

Y... son uruguayos

La Celeste venció a Portugal y está entre los cuatro mejores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Héroe. El vuelo de Santiago Mele para detener el remate de Ribeiro y contener el tercer penal consecutivo. El arquero de Fénix fue monumental.

Quién podía imaginar que muchos iban a despertar un domingo cerca de las nueve de la mañana por los gritos desaforados de un vecino tras un gol? ¿Quién podía pensar que un equipo al borde de la eliminación sería salvado por su golero y se metería entre los cuatro mejores del mundo? ¿Por qué un jugador arriesgaría su físico y saldría al campo a pesar de no haberse recuperado totalmente de una lesión? Las respuestas a todas las preguntas se pueden encontrar alrededor de una sola palabra: Uruguay.

Fueron muchos los uruguayos que sacrificaron el día de descanso, se despertaron poco antes de las 06:00 y armaron un mate para ver a la selección sub 20. Ante Portugal y en Corea del Sur se jugaban el pasaje a semifinales y ahí estaban Suárez, Godín, Forlán y muchos otros uruguayos, la gran mayoría sin esa trascendencia, pero igual de motivados por la selección de Fabián Coito.

Y no iba un minuto de juego cuando Federico Valverde perdió un balón en su campo, Xande Silva recibió y la picó para poner el 1-0 de Portugal.
Perdiendo de arranque, sin valla invicta y ¿sin esperanzas? Para nada. “La garra es lo primero, pero también se ha agregado la intención de jugar cuando el partido lo permite”, dijo Coito tras el partido. Y así fue. Uruguay no se cayó y empezó a jugar y a generar hasta que apareció el empate de Bueno. Pero como sí el destino estuviera empecinado en hacer que los hinchas vuelvan a la cama, cerca del final del primer tiempo Gonçalves hizo una jugada de crack y anotó un golazo para el 2-1.

Valverde, el mismo del error en la primera del primero, asumió la responsabilidad en el arranque del segundo. Tomó la pelota, tiró un penal y marcó el empate.

El partido perdió lucidez, se cuidaron más de lo que atacaron y la definición fue a los penales. Con un formato nuevo y una efectividad de 100% de goles marcados, parecía que la serie iba a ser muy larga hasta que Mele atajó el quinto portugués y le dejó el pasaje en los pies a Amaral. En un par de minutos Uruguay pasó del cielo al infierno ya que falló Amaral y enseguida Viña y la mesa quedó servida para los rivales.
Pero Mele, que no le bastó con atajar un par clave en el partido y un penal en esa serie, atajó dos remates consecutivos. Y de nuevo Uruguay al borde de la gloria y la pelota en los pies de Bueno.

El zaguero remató fuerte y luego de ver que la pelota entró corrió a festejar junto al héroe. Y a la misma vez que Mele y Bueno se abrazaban en la cancha con todos sus compañeros, apilados encima estaban Suárez, Godín y Forlán mostrando su orgullo en redes, el plantel de la selección mayor alentando desde Irlanda y muchos uruguayos despertando a sus vecinos a los gritos cerca de las nueve de la mañana. Y... son uruguayos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)