SELECCIÓN

Sacá la calculadora

La nueva caída de Uruguay complicó la clasificación directa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Reuters

Fue otra noche para el olvido. A Uruguay le cortaron los caminos y nuevamente no supo cómo encontrarlos. Perú, un país que llegaba golpeado a este encuentro tanto en lo deportivo como en lo social por los desastres naturales que sufre por estas horas, le ganó a La Celeste 2-1 en Lima y complicó las chances mundialistas del equipo del Maestro Tabárez.

Y el partido fue casi un calco al del jueves en Montevideo frente a Brasil, porque los celestes salieron a presionar en tres cuartos de cancha en los primeros minutos y lastimaron un poco a la zaga rival con pelotas largas. Pero Perú tenía a dos jugadores que cuando tocaban la pelota complicaban: Christian Cueva y Paolo Guerrero. El primero salió por lesión antes de terminar el segundo tiempo y el segundo fue un asedio constante para la zaga uruguaya.

Fue así que el encuentro comenzó a tener un entretenido ida y vuelta hasta que a los 30, tras un corte de Jorge Fucile en la mitad de la cancha y un pase a Luis Suárez, el 9 habilitó a Carlos Sánchez (quien ya había tenido dos en el área de Perú) para poner el 1-0 y hacer delirar a los hinchas celestes.

Poco duró la alegría. A los 34, Paolo Guerrero recibió un largo pelotazo y por primera vez en la noche le ganó un mano a mano a Diego Godín para anotar el 1-1.

De ahí en más fue todo sufrimiento para Uruguay, que vio cómo Perú lo comenzaba a pasar por arriba. Toque corto de pelota, envíos largos que complicaban a la zaga y el juego uruguayo que no aparecía por ningún lado salvo a impulsos individuales.

En el complemento, la tónica del partido no cambió para nada, sino todo lo contrario. El equipo incaico salió con todo a buscar el segundo gol y con varias jugadas de peligro complicó demasiado hasta que a los 61 Edison Flores, con un remate adentro del área, convirtió el 2-1 de Perú.

Uruguay fue más corazón y ganas que fútbol. El ingreso de Jonathan Urretaviscaya a los 62 parecía darle otra velocidad a la mitad de la cancha, pero en el día de su debut fue expulsado a los 75 y dejó a La Celeste con 10 para la recta final del encuentro.

Cada ataque de Perú parecía ser gol o terminar en una jugada de peligro, hasta que en los minutos finales los celestes, en desventaja numérica y deportiva por perder 2-1, se fue con todo al ataque buscando el empate y tuvo sus chances, sobre todo la penúltima jugada en la que Godín estrelló un cabezazo en el horizontal.

Uruguay fue muy vulnerable ante un Perú que, sabiendo que se jugaba su última chance para ir al Mundial, salió a jugar el partido como si no hubiese mañana.

Para La Celeste ya son tres derrotas al hilo y a pesar de estar en el tercer escalón junto a Chile pero con mejor diferencia de goles, una vieja amiga hará su aparición a partir de agosto: la calculadora.

Sorpresa: Rolan afuera.

Cuando Uruguay dio la formación titular y el banco de suplentes, llamó la atención la ausencia de Diego Rolan. De estar en la oncena ante Brasil a no integrar el plantel. ¿Razones? Estríctcamente técnicas.

Viaje: pocos en el chárter.

La mayoría de los futbolistas celestes durmió en Lima y desde allí hoy salían rumbo a los países en los que juegan. A Montevideo volvían Fucile, el "Tata" González, "Cebolla" Rodríguez, Corujo y Suárez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)