selección

Un poco de historia del clásico más ardiente

Diego Maradona nunca le anotó un gol a Uruguay; el primer partido entre uruguayos y argentinos se jugó en 1901; las finales de 1928 y 1930 dejaron una huella grande

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El gol del "Ruso" Pérez

Ya no están Lorenzo Fernández y José Nasazzi, ni aparecerán Herminio Masantonio y Guillermo Stábile. No la pisará Diego Maradona, ni meterá un lujo Óscar Omar Míguez. No vendrán los goles de Mario Alberto Kempes ni los festejos de Ruben Sosa. Faltarán los piques de Antonio Alzamendi y las diabluras de Ariel Ortega. No aparecerán los cruces de Paolo Montero, ni la fuerza de Diego Simeone. Pero siempre será un clásico ardiente, jugado con dientes apretados y de manera sanguínea.

Uruguay-Argentina es el partido más disputado a lo largo de la historia y bien vale la pena resaltar algunos puntos de su trayectoria.

EL INICIO DEL CLÁSICO
El primer partido se disputó en 1901: Argentina ganó 3-2 en Montevideo. Hasta 1923 se habían enfrentado en 83 ocasiones, con 34 triunfos uruguayos, 32 argentinos y 17 empates. Los celestes dominaron un rubro más que interesante: los títulos. En el Campeonato Sudamericano, cuya primera edición se disputó en 1916: Uruguay logró hasta ese 1923 tres títulos contra uno de Argentina.

EL SUDAMERICANO DE 1916
El primer cruce por los viejos Sudamericanos llegó en 1916. El partido comenzó en el estadio de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, pero se suspendió a los cinco minutos por disturbios y la invasión de la cancha. El clásico continuó al día siguiente en la antigua cancha de Racing, en Avellaneda, y el 0-0 final coronó a los charrúas como los primeros campeones del certamen.

LOS JUEGOS OLÍMPICOS
La rivalidad creció en 1924. Increíblemente se jugaron dos partidos el mismo día (25 de mayo), uno en Buenos Aires y otro en Montevideo, con un triunfo para cada bando. Para dolor argentino, el mejor recuerdo de ese año –aunque no fue por un encuentro directo entre ambos- se lo llevó la Celeste: el 9 de junio, Uruguay ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Colombes, que era el equivalente al título mundial.

EL GOL OLÍMPICO
También en 1924, después de haber empatado un clásico 1-1 el 21 de septiembre en Montevideo, venía la revancha en cancha de Sportivo Barracas, pero... Llegó el escándalo, con combates a pedradas que dejaron varios heridos, público dentro del campo de juego y partido suspendido antes de que los futbolistas pisaran la cancha. Lo que terminó sucediendo quedó en la historia, porque el 4 de octubre Argentina ganó 2-1 con un gol de Cesáreo Onzari, que la metió directo desde un tiro de esquina. Por ser ante el campeón olímpico, es conocido desde ese momento como “gol olímpico”. El partido también terminó con violencia, el público invadió la cancha y los jugadores uruguayos se tomaron a golpes de puño con los hinchas.

LA MARCA DE 1928
En los Juegos Olímpicos de Ámsterdam, Uruguay asestó un golpe más fuerte que el de 1924, porque ahora sí Argentina estuvo en la cita deportiva y perdió la final contra la Celeste. Lo curioso es que tuvieron que jugar dos partidos: el primero el 10 de junio, que terminó 1-1. Se jugó un nuevo cotejo el 13 de junio y los uruguayos se impusieron 2-1 en el estadio olímpico de Ámsterdam.

LA FINAL CHARRÚA
Final del primer Mundial de la historia. El 30 de julio de 1930, el estadio Centenario estuvo repleto con 68.346 espectadores. El primer tiempo terminó 2-1 para el conjunto albiceleste. Los 90 minutos concluyeron 4-2 para Uruguay, que se adueñó del título.

EN TU CASA
Uruguay logró un triunfo con sabor muy especial por Copa América de 1987. Justo en la Copa América que organizó una Argentina que era campeona del mundo. En las semifinales Uruguay se impuso por 1-0 con un tanto de Antonio Alzamendi.

LOS GOLES DE RUBEN SOSA
Dos años después, en la Copa América de Brasil '89, Uruguay volvió a vestirse de verdugo para Argentina. Si bien la albiceleste ganó 1 a 0 en el clásico por el Grupo B, en Goiania, con gol de Caniggia, en la rueda final, todos contra todos, en el Maracaná de Río de Janeiro cayó por 2 a 0, con goles de Ruben Sosa para los charrúas, que terminaron segundos detrás del scratch.

MARADONA NUNCA ANOTÓ
Diego Maradona nunca le pudo convertir un gol a Uruguay. El paso del “Pelusa” por el clásico rioplatense dejó el recuerdo de un gran partido en el Mundial de México, cuando en Puebla la albiceleste venció 1-0, pero a lo largo de cuatro choques jamás pudo anotar. El 16 de junio de 1986, por los octavos de final del Mundial de México, aunque no convirtió -le anularon un gol- fue determinante. A partir de ahí, jugó otros tres encuentros: perdió dos partidos y ganó otro.

EL MÁS JUGADO
Es el encuentro internacional más jugado de la historia del fútbol, se disputó oficialmente en 192 ocasiones, venciendo los argentinos en 89 partidos, los uruguayos en 59, y empatando los restantes 44 cotejos.

EL ÚLTIMO
Se disputó el 1° de septiembre de 2016 en Mendoza, por las actuales Eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018. Argentina se impuso 1-0 con gol de Lionel Messi.

MESSI SI ANOTA
Para aquellos que buscan cualquier rubro para trazar comparaciones y encontrar aspectos que inclinen la balanza del juicio final, lo que hay que decir es que Lionel Messi si fue verdugo de Uruguay. En total, el rosarino disputó siete clásicos: ganó cinco, sólo perdió una vez y le marcó cuatro goles.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)