ELIMINATORIAS

Los unos y los otros

Neymar, todo talento. Cavani, todo entrega.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El abrazo entre Edinson Cavani y Neymar. Foto: AFP

Más allá de la calentura de los hinchas uruguayos por la fatídica derrota ante Brasil por 4 a 1, los que ayer asistieron al Estadio Centenario se dieron un lujo: ver en acción a Neymar.

El brasileño de 25 años no necesita presentación. Integrante del tridente ofensivo más peligroso del mundo junto a Lionel Messi y Luis Suárez, quien anoche se perdió el partido por acumulación de tarjetas amarillas, en Barcelona, anoche dio cátedra en Montevideo.

Del otro lado y ante la baja del goleador histórico, aparecía Edinson Cavani, el salteño de 30 años que nuevamente fue la figura de Uruguay y además, volvió a convertir en las Eliminatorias Sudamericanas.

Mucho se hablaba en la previa de cómo iba a hacer Uruguay para frenar al crack nacido en Mogi das Cruzes, Sao Paulo. y hasta el propio Oscar Washington Tabárez reconoció en conferencia de prensa no tener la receta para marcar a un jugador de elite que llegaba rodeado de otras figuras que anoche también jugaron un partidazo en Montevideo.

Es que ya a los 3 de juego, Neymar agarró la pelota en la mitad de la cancha y encaró por el callejón central apilando rivales para descargar a la derecha.

Esa fue la primera gran incursión del brasileño que estuvo enchufado los 90 y que fue realmente imparable.

Pero en ese inicio de partido, Cavani también demostró lo suyo. A los 6, Marcelo dejó corto un pase hacia atrás para Alisson, el salteño anticipó y el arquero brasileño derribó en el área al delantero uruguayo.

El argentino Patricio Loustau cobró penal y el "Matador" fusiló al guardameta rival para anotar el 1-0 de La Celeste y llegar a nueve conquistas en estas Eliminatorias.

Cavani hizo estallar una vez más el Centenario y Uruguay comenzaba con sonrisa la noche, aunque todo iba a cambiar en el futuro.

Brasil lo empató y tras el gol de Paulinho a los 18, la visita se adueño del trámite con un estandarte en la ofensiva: Neymar.

El 11 se puso el equipo al hombro y deslumbró a todo el Centenario. Pases, gambetas, velocidad y magia.

Nadie lo pudo parar. Hasta el propio Cavani se replegó unos metros para abastecer la mitad de la cancha uruguaya y colaborar en la marca para intentar cortar los circuitos de juego del equipo brasileño.

Pero fue imposible. El equipo de Tite, salvo un flojo comienzo de partido en los primeros 10, volvió a ser superior al rival, lo demostró en la cancha y por supuesto, en el resultado.

Cavani, figura en un Uruguay que se terminó de desdibujar en el complemento, batalló como pudo, solo, buscando por todos los medios complicar a una zaga que tenía falencias, pero que no fue tan exigida por la ofensiva celeste.

Mientras el salteño batallaba y empujaba con mucho amor propio, a Neymar le llegaban pelotas limpias en tres cuartos de cancha y comenzaba a hacerse una fiesta en la última zona de Uruguay.

El jugador del Barcelona fue determinante en velocidad. Dejó parados a todos los zagueros celestes y salvo algún corte de Diego Godín, el brasileño siempre que pisó el área generó peligro e hizo que varios uruguayos se taparan los ojos.

Neymar fue el mejor. Hizo lo que quiso ante un flojo Uruguay y como por si eso fuera poco, a los 73 le ganó muy bien la posición a Sebastián Coates y entrando al área, mandó la pelota por arriba de Martín Silva para poner el 3-1 transitorio.

Luego llegó el cuarto y Brasil se llevó el triunfo de un Estadio Centenario que anoche fue testigo de una maravillosa actuación de un crack: Neymar.

El Matador no falla

Es indiscutible el momento de Edinson Cavani, el delantero de Uruguay que sigue anotando goles. Anoche lo volvió a hacer con La Celeste para abrir el marcador a los 9 de juego en el Estadio Centenario y llegó a nueve gritos en las Eliminatorias Sudamericanas rumbo al Mundial de Rusia 2018. Además, el jugador del PSG, era el único de los que ayer estuvo en cancha que le había convertido a Brasil y nuevamente se hizo presente en el score, aunque no sirvió para sellar un triunfo jugando como local.

Se sacó una espina

Neymar había jugado antes dos partidos con la camiseta de Brasil frente a Uruguay, un triunfo en la Copa Confederaciones 2013 por 2 a 1 en Belo Horizonte y el empate por las Eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018 en marzo del año pasado 2-2 en Recife. En ninguno de los dos encuentros el delantero de Barcelona le pudo convertir a La Celeste y esa era una asignatura pendiente del crack norteño. Pero anoche se sacó la espina y con una notable definición, anotó y rompió esa racha.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º