FÚTBOL

"La firma de la casa"

Abreu recordó su penal ante Ghana y los entretelones.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Abreu

La "picadita" de Sebastián Abreu ante Ghana en el Mundial de Sudáfrica 2010 es un recuerdo que ningún uruguayo olvidará. La forma en que remató, la importancia y el resultado es algo que todo charrúa tiene claro, pero no los entretelones.

El "Loco" contó en entrevista con el programa televisivo "U-ru-gua-yo" (Directv) que en la previa había entrenado los penales y no había podido anotar en tres remates. "En la caminata yo iba preocupado de que no le encontraba la vuelta; de repente se me arriba Seba Eguren y me dice: Papote, vamoarriba que capaz mañana te necesitamos. Y uno por ese orgullo que tiene de no dar el brazo a torcer le dije: Tranquilo papote que mañana ganamos con la firma de la casa. Ahí medio se dio cuenta de lo que yo pensaba y viste cómo es Seba, exagerado para hablar empieza a decir: No, no me diga eso que no estoy preparado. Empiezo a tomar ya algo para el corazón". Tras el empate, Tabárez dio la lista de pateadores y estaba tercero. Abreu, con los planes en mente, lo interrumpió: "Disculpe maestro, ¿me deja patear el quinto? Tengo un lindo presentimiento". El resto es historia conocida.

Uno de los compañeros en aquella gesta fue Luis Suárez, al que Abreu no le negó halagos. "Es el mejor 9 del mundo, disfrutémoslo que por suerte tiene ese mix de que la rompe en el club y la rompe en la selección, que no siempre sucede", dijo.

Abreu también habló sobre uno de sus pasajes por Nacional en el que tuvo de entrenador a Rodolfo Arruabarrena, con el que no tuvo la mejor relación: "El Vasco Arruabarrena tiene una metodología de trabajo muy buena, (pero) no tenía conocimiento de lo que era Nacional, su historia, sus jugadores y eso le jugó en contra. En lo que tiene que ver con el desarrollo de entrenamiento fue muy bueno. (...) No tuvimos un buen feeling porque tuvimos situaciones personales donde uno interpreta que fue directo en lo que dijo, pero no en el contexto, porque es uno el que está acá, el que conoce a Nacional ", afirmó el delantero, que por esa razón decidió irse a Rosario Central.

CORTAS

Un clásico con mucha pasión.

Tu vida puede pasar a ser buena o mala durante 6 meses según si ganaste o perdiste, es una locura", dijo sobre Rosario.

Una mesa en Rosario.

Fue a comer a un restorán tras ganar un clásico y personalizaron la mesa que usó con los escudos de Nacional y Central y la bandera de Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)