fotogalería

El duelo más picante del clásico

Luis Suárez y Gabriel Mercado tuvieron un enfrentamiento típico de las contiendas del Río de la Plata, hasta que el "Chiquito" Romero los separó

Luis Suárez le pregunta a Gabriel Mercado qué le pasa. Foto: Fernando Ponzetto
Luis Suárez le pregunta a Gabriel Mercado qué le pasa. Foto: Fernando Ponzetto
El defensa argentino comienza a arrimarse a Luis Suárez. Foto: Fernando Ponzetto
El defensa argentino comienza a arrimarse a Luis Suárez. Foto: Fernando Ponzetto
Luis Suárez avanza también hacia Mercado sin sacarle los ojos de encima. Foto: Fernando Ponzetto
Luis Suárez avanza también hacia Mercado sin sacarle los ojos de encima. Foto: Fernando Ponzetto
Luis Suárez y Gabriel Mercado se miraron para intimidarse. Foto: Fernando Ponzetto
Luis Suárez y Gabriel Mercado se miraron para intimidarse. Foto: Fernando Ponzetto
Luis Suárez no quiere abandonar la discusión con Mercado. Foto: Fernando Ponzetto
Luis Suárez no quiere abandonar la discusión con Mercado. Foto: Fernando Ponzetto
Sergio Romero se mete en el medio y saca a su compañero, que tenía amarilla. Foto: Fernando Ponzetto.
Sergio Romero se mete en el medio y saca a su compañero, que tenía amarilla. Foto: Fernando Ponzetto.

El segundo tiempo del choque clásico entre Uruguay y Argentina tuvo menos intensidad, más control del balón de uno y mayor preocupación por conservar el cero en su arco del otro, pero alguna que otra jugada hizo recordar la rivalidad que existe entre ambas selecciones.

Una de ellas, sin lugar a dudas, fue el enfrentamiento que se dio entre Luis Suárez y Gabriel Mercado. Después de una reacción del defensa argentino, el uruguayo lo encaró y le preguntó (al menos es lo que se interpretó de sus gestos) qué le pasaba. Y, casi de inmediato, se fueron arrimando para quedar cara a cara durante varios segundos.

El uruguayo pegó su rostro sobre el del argentino, mientras este avanzaba hacia adelante y la escena no terminó de peor manera porque Sergio Romero salió corriendo desde su arco para empujar a su compañero y lograr así separarlo del salteño. Obviamente, lo que Romero no quería era que Mercado recibiera otro cartón amarillo, porque ya había visto uno.

Igualmente, después de la acción de Romero, Suárez y Mercado siguieron dedicándose algunas frases poco cariñosas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)