FOTOGALERÍA

La copa está en casa

La madrugada se tiñó de Celeste y se fue entre abrazos, emoción, y lágrimas con el regreso de los Campeones.

Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.
Foto: Enrique Arrillaga.

Son las 3:30 de la mañana y el Aeropuerto Internacional de Carrasco presenta un escaso movimiento. Los minutos van pasando y empiezan a aparecer banderas de Uruguay, camisetas de diferentes clubes y varios que termo y mate en brazos, desafían el temporal.

Son familiares, amigos y algunos hinchas que siguieron de largo o madrugaron para recibir a la selección Sub 20 de Uruguay que luego de 36 años volvió a ganar un Campeonato Sudamericano.

Poco les importó el viento, la lluvia y la baja temperatura que presentaba la madrugada montevideana en una noche atípica para los meses de verano.

Pero la situación lo ameritaba y toda esa gente que vio crecer a los gurises celestes luchando por sus objetivos, quería estar ahí en el momento en el que se abriera la puerta de los arribos para celebrar una conquista tan esperada como merecida.

El vuelo 905 de Avianca proveniente de Lima, Perú, estaba previsto para que aterrizara en Carrasco a las 04.00 de la mañana, pero se demoró. Primero se estimó, según la torre de control, que la llegada sería a las 04.30, pero finalmente, el avión aterrizó a las 04.40.

Media hora después, mientras familiares y amigos esperaban en la zona de arribos, desde la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), informaron que la delegación saldría por la sala VIP del aeropuerto.

A modo de avalancha, pero sin ningún tipo de inconvenientes, todos se trasladaron hacia la salida de la VIP y minutos más tarde, aparecieron los protagonistas de la nueva conquista.

Bajo la lluvia, pero con lágrimas de emoción, cánticos y aplausos, los familiares de los jugadores, ansiosos por ese abrazo, esperaban a los campeones.

Nicolás Schiappacasse, una de las figuras de la selección uruguaya en Ecuador, fue el primero en salir por la puerta y desató la locura. Luego fueron apareciendo los demás protagonistas y las miradas estaban puestas en los familiares y amigos, esos que tanto apoyaron y que hace varias semanas no veían.

Abrazos, gritos, llantos de emoción y sonrisas se mezclaron en el reencuentro con los campeones, esos que le dieron a Uruguay un título Sudamericano luego de 36 años.

Los gurises rompieron una racha de más de tres décadas y si bien lo están disfrutando, todavía no caen en todo lo que consiguieron. "La verdad que es increíble todo esto, era el objetivo salir campeones, pero nunca imaginamos cómo iba a ser el desenlace", le contó a Ovación Nicolás De la Cruz, otra de las figuras sobresalientes del equipo de Fabián Coito.

Madres emocionadas, padres con el pecho inflado y hermanos orgullosos, fueron la tónica de una madrugada que a pesar de la lluvia se tiñó de Celeste en un cálido recibimiento a los gurises que dejaron su huella, escribieron su historia y ahora, van por más, pero con la Copa en casa.

Coito: esposa, hijo y padre.

Fabián Coito, entrenador de la selección uruguaya Sub 20, fue recibido por su esposa y su hijo que juega al básquetbol en Urunday Universitario. Pero como por si eso fuera poco, el padre del técnico celeste, Danilo, fue medalla de bronce con Uruguay en los Juegos Olímpicos de Melbourne 1956.

Saracchi: viaje de Paysandú.

La familia de Marcelo Saracchi se vino expresamente desde Paysandú, sin pensar en la distancia ni los kilómetros que había que recorrer. Llegó con banderas de la ciudad, camisetas y mucha emoción, los seres queridos del volante de Danubio le dieron la bienvenida a los campeones del Sudamericano.

Camisetas: los chicos crecen.

A medida que el Aeropuerto Internacional de Carrasco se fue poblando para recibir a los campeones, comenzaron a aparecer varios niños y jóvenes con camisetas de diferentes clubes de todo el Uruguay pero las de Liverpool y Fénix predominaron, incluso sobre las de Peñarol y Nacional. Los chicos crecen.

De la Cruz, "pegado" a la Copa.

Nicolás De la Cruz fue abrazado y felicitado por todos. El jugador de Liverpool estuvo casi todo el tiempo abrazado a la Copa. ¡Daleee Campeónn!

"Santi" Bueno, a hacer las valijas.

Santiago Bueno, el juvenil recientemente transferido al Barcelona, está próximo a viajar a España. Será zaguero en la filial del equipo culé.

Amaral, con la mira en Europa.

El notable campeonato de Rodrigo Amaral hizo que se reavivara el interés de la Juventus, club que pugnó por él hace dos años. Puede hacerse.

Con hinchada propia.

Una enorme bandera celeste se destacó por sobre las demás. "Profe Urrutia, tu famila presente" se leía. Un premio para el preparador físico.

Si no podés ver el video, hacé click aquí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º