GALERÍA

Que 20 años no es nada...

Se cumplen dos décadas del vicecampeonato mundial Sub 20.

Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

Un 5 de julio de 1997, hace exactamente hoy 20 años, Uruguay perdía 2-1 con Argentina la final del Mundial Sub 20 en Malasia 1997. Aquella derrota de la selección uruguaya, dirigida por Víctor Púa disputó en el estadio Shah Alam de Kuala Lumpur ante 62.000 espectadores, poco pareció importarle a los uruguayos, que unos días después salieron a las calles a pesar del frío y la llovizna a recibir como héroes a los jóvenes que los habían hecho madrugar con ilusión por el juego que desplegaban.

“Se juntó una muy buena generación de jugadores y un proceso que había comenzado en 1995 con un Mundialito que ganamos en Cancún con la Sub 17. Se formó un grupo que llegó en muy buen nivel a ese torneo”, recordó Púa.

El recibimiento que les tributó el pueblo uruguayo es una de las primeras cosas que vienen a la mente del entrenador. “¡Fue impresionante! Las calles llenas y el estadio repleto. Y luego, en días posteriores pasó lo mismo en muchos lugares del interior. Fue algo que no es común, sobre todo cuando no fuiste campeón. El recibimiento nos sorprendió mucho porque las comunicaciones no eran las del día de hoy. Los familiares nos contaban que la gente estaba muy entusiasmada y satisfecha con el trabajo, el rendimiento, la entrega y el estilo de juego de la selección, pero nunca esperamos lo que se vivió esa noche”, contó Púa sobre una época sin Whatsapp.

“Nos comunicábamos solo con llamadas y eran muy caras. Yo no voy a juzgar a los grupos actuales, pero aquel era muy unido. Para matar las horas, sólo había juego de cartas, muchas charlas o alguna película en castellano que habíamos llevado. Eso hizo que el componente humano fuera muy fuerte. Y todo suma”, recordó el DT y describió a su equipo. “Era muy bien dotado técnicamente, pero a pesar de las muy buenas individualidades se jugaba en conjunto. Y era un equipo equilibrado que jugaba con línea de cuatro, pero con mucha libertad para los laterales. Un volante tapón, tres volantes y dos puntas. El plantel era muy bueno y el que entraba mantenía el rendimiento”.

Olivera y Zalayeta, los mejores del Mundial sin haber sido campeones.

Nicolás Olivera fue elegido Balón de Oro tras la final de Malasia por su actuación durante el torneo y Marcelo Zalayeta, el de Plata, mientras que Pablo Aimar se quedó con el Bronce. Los dos mejores jugadores no pertenecían al equipo campeón. “Fue un gran orgullo para ellos y para mí también como entrenador”, dijo Púa. “Lo merecieron y cualquiera de los dos pudo haber sido el uno, la votación fue muy justa. Y en un Mundial donde había brillantes jugadores como Aimar, Riquelme, Cambiasso o Trezeguet”, agregó el extécnico celeste, para quien Malasia fue gran espaldarazo en su carrera.

“Fue importante para poder seguir adelante. Y estoy eternamente agradecido a todos esos planteles juveniles que pasaron por nuestra conducción. Los jugadores son siempre lo más importante”, reconoció Púa, a quien la gente le sigue hablando de la gesta de 1997. “No con el furor de aquellos años, obviamente, pero siempre hay alguien que se acuerda en reuniones o cumpleaños”.

Púa sabe que por estas fechas recibirá varios mensajes recordando lo de Malasia, pero reconoce que el grupo no suele juntarse. Y se ríe al recordar las quejas de los futbolistas cuando no les permitían utilizar el aire acondicionado en el hotel para que se adaptaran mejor a las altas temperaturas. “Lo dosificábamos, sí. En el partido con Bélgica, por ejemplo, quedó claro que nosotros estábamos mucho más adaptados que ellos a la temperatura. Y no era nada dramático tampoco”.

La campaña celeste.

Fase de grupos:

Uruguay 3-0 Bélgica. Goles: Inti Podestá y Fabián Coelho x2

Malasia 1-3 Uruguay. Goles: Marcelo Zalayeta, Haled (en contra) y Hernán R. López

Marruecos 0-0 Uruguay.

Octavos de final:

Uruguay 3-0 Estados Unidos. Goles: Marcelo Zalayeta x2 y Nicolás Olivera

Cuartos de final:

Uruguay 1-1 Francia. Gol: Nicolás Olivera. Por penales ganó Uruguay (7-6)

Semifinales:

Uruguay 3-2 Ghana. Goles: Marcelo Zalayeta, Fabián Coelho y Fabián Perea

Final:

Uruguay 1-2 Argentina. Gol: Pablo García

Gustavo Munúa:

Luego de Malasia se convirtió en el arquero titular de Nacional, hasta que en 2003 emigró a España para enrolarse a Deportivo La Coruña. Pasó luego por Málaga, Levante y Fiorentina antes de volver al tricolor, club en el que se retiró en 2015 para transformarse inmediatamente en el DT principal. Estuvo en el Mundial 2002. Hasta ayer fue el técnico de Liga Deportiva de Quito. Fue cesado.

Martín Rivas:

Integró el equipo ideal del Mundial Sub 20 como zaguero y a su retorno pasó de Danubio a Inter de Milán, donde jugó poco. Fue cedido a Perugia y a Málaga para luego volver al fútbol uruguayo a jugar en Peñarol. Pasó por Deportivo Maldonado, River Plate y Bella Vista, pero las lesiones siempre lo persiguieron y se retiró prematuramente. Actualmente ejerce como periodista deportivo.

Cesar Pellegrín:

El lateral izquierdo de Danubio pintaba para crack y por eso se lo llevó la Juventus apenas culminó el Mundial Sub 20. Sin embargo, nunca tuvo continuidad. Pasó por Ternana y volvió a Uruguay para jugar en Nacional, Danubio, Central Español, Deportivo Maldonado, El Tanque Sisley y Rampla, Juniors, donde se retiró en 2009. Tuvo pasajes por Finlandia, Costa Rica e Israel.

Fabián Coelho:

Era el cerebro del equipo de Malasia. Hizo casi toda su carrera en Nacional, donde jugó hasta 2005. Su única salida al exterior fue a Elche (España), donde jugó una temporada. También defendió a Miramar Misiones, Central Español y El Tanque Sisley, donde puso fin a su carrera como profesional. Tuvo 17 presencias con La Celeste mayor. Su hijo, Diego, integra el plantel principal de los tricolores.

Carlos Díaz:

Alternó jugando en Malasia como lateral derecho o como volante por ese sector. Fue durante una década una figura importante de Defensor Sporting. Luego tuvo un pasaje por Peñarol, emigró a Atlético Bucaramanga y regresó a Uruguay para volver a los violetas, Rampla Juniors, Tacuarembó, Racing y Boston River, donde puso fin a su carrera como profesional, aunque siguió jugando en el interior.

Pablo García:

El “Canario” fue el capitán de esa Sub 20 y luego también de la selección mayor, con la que disputó el Mundial 2002. Anotó de tiro libre el gol de la final. Surgido en Wanderers, pasó por Atlético de Madrid, Valladolid, Peñarol, Milan, Venezia, Osasuna, Real Madrid, Celta, Murcia, PAOK Salónica y Skoda Xanthi. Se retiró en 2014. Actualmente entrena las formativas del PAOK.

Nicolás Olivera:

Hoy es el gerente deportivo de Defensor Sporting, club en el que se retiró el año pasado. Fue elegido el mejor jugador en Malasia y luego disputó el Mundial absoluto en 2002. Surgido en Defensor, pasó por Valencia, Sevilla, Valladolid, Córdoba, Audax Italiano, Necaxa, Atlas, Puebla, Veracruz, América y Correcaminos. En Uruguay solo defendió a la institución violeta. Ídolo eterno del club.

Marcelo Zalayeta:

Otro que se retiró el año pasado defendiendo a Peñarol. Debutó en Danubio y fue balón de plata en Malasia. Defendió a Peñarol, Juventus, Empoli, Sevilla, Perugia, Juventus, Napoli, Bologna y Kaserispor. Ganó siete títulos con Juventus y tres con Peñarol. Disputó 33 encuentros con la selección mayor. Una vez que dejó el fútbol desapareció del mapa. Siempre fue una persona muy retraída.

Alejandro Lembo:

En aquel equipo de Malasia alternaba como titular y suplente. Jugó de zaguero y lateral por derecha. Luego fue presencia indiscutida en la mayor, disputando el Mundial 2002. El hoy gerente deportivo de Nacional debutó en Bella Vista, pasó por el tricolor, Betis, Danubio, Aris Salónica y Belgrano. Se retiró en Nacional, club del que fue capitán y cuatro copas uruguayas. Con Betis ganó una Copa del Rey.

Mario Regueiro:

Apareció en Cerro y fue otro jugador que generalmente fue relevo en Malasia. A su regreso pasó a Nacional y de allí a Racing de Santander, Valencia, Murcia, Aris Salónica, Lanús, Racing y Defensor Sporting antes de regresar a Cerro, devolverlo a Primera y ponerle fin a su carrera en 2015. Fue gerente deportivo un tiempo en el club albiceleste pero dejó el cargo. Jugó el Mundial 2002.

Hernán Rodrigo López:

Es el único futbolista de los que participaron en Malasia que continúa jugando. A los 39 años defiende a Guaraní (Paraguay) y es el máximo anotador histórico de la Copa Sudamericana. Su carrera: River Plate, Torino, AO Kavala (Grecia), Colo Colo, Danubio, Racing, Olimpia, Pachuca, Libertad, América, Vélez Sarsfield, Estudiantes, Banfield, Cerro Porteño, Sportivo Luqueño y Guaraní.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados