FÚTBOL

Hace 14 años empezaba el exitoso proceso de Tabárez que hoy continúa en la Celeste

El 8 de marzo de 2006 había sido nombrado por segunda vez seleccionador de Uruguay, pero su primer trabajo fue el 21 con la selección Sub 20.

Óscar Washington Tabárez en su presentación oficial como entrenador de la selección uruguaya el 8 de marzo de 2006. Foto: Darwin Borrelli
Óscar Tabárez el día de su presentación, el 8 de marzo de 2006. Foto: Archivo El País

No es un día más para el fútbol uruguayo o, al menos, para la selección Celeste. Este sábado 21 de marzo se cumplen 14 años de que Óscar Washington Tabárez entró por primera vez a dirigir un entrenamiento en el Complejo Celeste, es decir que dio sus primeras indicaciones tácticas y técnicas a futbolistas en su segundo ciclo al frente de Uruguay.

Un cuarto puesto en el Mundial de Sudáfrica 2010, el título de la Copa América 2011 y el quinto lugar en la Copa del Mundo de Rusia 2018 son los principales logros que ha tenido la Celeste bajo su mandato, que lleva 14 años ininterrumpidos, lo que lo ha llevado a Tabárez a ostentar el récord Guiness del seleccionador nacional con más partidos dirigidos: 202.

Aquel 21 de marzo, no obstante, no dirigió un entrenamiento de la selección mayor sino de la Sub 20 que comenzaba a prepararse para afrontar el Sudamericano 2007 y, de clasificar, el Mundial de la categoría.

Lo llamativo del caso fue que en aquel hoy histórico primer entrenamiento que condujo Tabárez estuvo la principal figura que tiene hoy Uruguay en el mundo: Luis Suárez.

El entonces delantero de Nacional comenzaba a dar sus primeros pasos incluso en el fútbol profesional, pues había sido ascendido a Primera División, aunque todavía no estaba consolidado.

Otro que estaba es un defensa que jugaba por aquellos tiempos en Defensor Sporting y que en la última reserva hecha por el técnico celeste —pensando en los partidos de Eliminatorias que ya fueron postergados— apareció por primera vez: Damián Suárez.

Aquel 21 de marzo de 2006 fue un entrenamiento más, pero con el paso del tiempo pasó a ser histórico. Allí comenzó el camino que ha consolidado a Uruguay en el top 10 del ranking FIFA, en el que se encuentra desde hace un largo tiempo.

Con Tabárez al frente de la Celeste, Uruguay se transformó en un modelo que varios países intentan reproducir con el mismo éxito, el cual para quien esto escribe no puede medirse solamente en la obtención de títulos, sino que se debe tener en cuenta el respeto ganado, el retorno a la elite mundial luego de muchos años en el ostracismo y, principalmente, el gran número de futbolistas de jerarquía surgidos desde que el proceso del maestro comenzó, porque si bien los clubes los forman, es la selección los que los moldea y los jerarquiza, al menos en la mayoría de los casos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados