MUNDIAL DE RUGBY

Ortega Desio, una vieja promesa del tenis

El tercera línea de la selección argentina, de 25 años, sería titular el domingo ante Namibia, en el cierre del Grupo “C”. Javier Ortega Desio es un amante de los deportes que llegó al rugby por descarte.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: AFP.

El puma Javier Ortega Desio pudo ser tenista, pero se inclinó por el rugby. El forward de Paraná es uno de los probables titulares el domingo contra Namibia, en el último duelo de los Pumas de la fase de grupos del Mundial. Y se lo toma como un set point, una oportunidad para ganar puntos de cara al cruce de cuartos de final.

"Es una gran oportunidad. Creo que si tengo un gran partido contra Namibia, estaré un poco más en la mente de los entrenadores y quién sabe si me puedo ganar un lugar", asegura el tercera línea de 25 años, que el año que viene jugará en la franquicia argentina del Súper Rugby.

"Estoy preparado y todos los que entramos tenemos unas ganas impresionantes. Lo voy a tomar como la primera y única oportunidad que tenga para mostrarme y demostrar que estoy a nivel y que estoy para algo más", agrega.

Tras no jugar en el debut en la derrota contra Nueva Zelanda (26-16), Ortega Desio se presentó en la Copa del Mundo al ingresar a los 65 minutos en la victoria contra Georgia (54-9), en lugar de Juan Martín Fernández Lobbe. No tuvo acción en el tercer duelo con victoria sobre Tonga por 45-17, que puso al equipo muy cerca de los cuartos de final.

Pero ahora, según se pudo apreciar en las pruebas realizadas esta semana por el head coach, Daniel Hourcade, jugaría desde el comienzo contra Namibia en Leicester.

CUANDO EL DOLOR LE GANÓ AL MATCH POINT.

Ortega Desio siempre tuvo facilidad para los deportes. Pero fue el tenis su disciplina de cabecera hasta los 16 años, cuando dejó los courts y decidió dedicarse al rugby. ¿Los motivos? Dolores en la espalda por su acelerado crecimiento y una economía ajustada que no se podía adaptar a las necesidades de un tenista amateur."Jugaba muy bien al tenis, de forma particular y después en el club de mi ciudad. Estuve ranqueado entre los primeros del país. Fue una linda etapa y la abandoné porque en un momento crecí muy de golpe y me trajo problemas de espalda -explica-. Además era muy solitario como deporte y en mi familia no había mucho dinero. Tenía que agarrar mi bolsito a los 12 años y viajar solo por todo el interior del país. Fue algo duro y lo dejé a los quince años y medio".

¿A quiénes admira en el mundo del tenis? ¿Qué clase de jugador era? Así se describe: "Me gustaría tener la cabeza inquebrantable de Nadal, pero no la tengo. Federer es un ejemplo, un señor. Yo era muy buen sacador, con una derecha potente y en la red era muy bueno por la altura (1,93m)".

Cuando colgó la raquetra, Desio tenía que practicar alguno y al final se decidió por el rugby. ¿Por qué? "Mis compañeros de colegio lo practicaban y me insistían al ser alto. De un día para otro decidí dejar todo lo que había construido en el tenis, que era muy bueno, y cambié de repente, sin expectativas, sólo quería divertirme", confiesa.

Nunca sabrá hasta dónde pudo llegar con el tenis. Ahora, espera su gran oportunidad: ser un puma titular en un Mundial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)