Rugby

Lomu, el campeón sin título

El neocelandés murió a los 40 años; fue estrella sin haber ganado un Mundial.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Lomu. Un wing imparable por velocidad y potencia. Foto: Reuters

Nadie va a olvidar las corridas de Jonah Lomu, su potencia, su fuerza y sobre todo el espíritu deportivo de un jugador todo terreno, dentro y fuera de la cancha.

Afectado por una enfermedad renal que lo tenía a maltraer hace ya 10 años, el mítico jugador neocelandés falleció el miércoles a pocas horas de haber regresado junto a su familia desde el Reino Unido a su país.

Y fue en Londres donde hizo el haka por última vez. En un comercial que sirvió para promocionar el Mundial de Inglaterra, Lomu (40 años) realizó la clásica danza que los All Blacks ejecutan antes de cada partido.

Con la selección neocelandesa, Lomu jugó 73 encuentros y apoyó 43 tries, 15 de ellos en Mundiales (1995 y 1999), récord que se igualó en la pasada edición en Inglaterra con el sudafricano Bryan Habana, de 32 años, como protagonista.

Jonah no fue campeón del mundo y no necesitó serlo para convertirse en uno de los jugadores que más recordará no solo el rugby, sino el deporte.

La humildad, el compañerismo y el espíritu deportivo, aspectos intrínsecos en Lomu, hicieron que se transformara en una figura tan querida como respetada en cada país que solía visitar por placer o para jugar y demostrar que se iba a convertir en una verdadera leyenda del rugby.

EN URUGUAY.

Seven - Vino en 1995.

Jonah Lomu jugó el Seven de Punta del Este con Nueva Zelanda en el Ginés Cairo Medina.

Dos veces - Repitió.

La segunda presencia fue en el Campus Municipal, también con la selección de Nueva Zelanda.

La última - En 2011.

La tercera vez que Lomu vino a Punta fue para disfrutar el Seven y compartir su experiencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)