URUGUAYO DE CLUBES 

Los frutos del trabajo 

Trébol de Paysandú tuvo su gran premio y cumplió un objetivo esperado durante muchísimos años

Trébol campeón. Foto: Prensa URU.
Alejo Durán es levantado en andas tras anotar el penal que le dio el histórico título a Trébol de Paysandú en el Uruguayo de Clubes. Foto: Prensa URU.

El 20 de abril de 1976, un grupo de amigos fundó Trébol Rugby, un club que esa misma tarde debutó jugando un partido amistoso frente a un equipo de veteranos de Paraná, en Entre Ríos, Argentina.

Y no fue una locura. La idea comenzó a crecer, a tomar forma. Se nutrió de jugadores de Paysandú, pero con el paso de los años se sumaron otros de departamentos vecinos y de ciudades más lejanas, hasta incluso de Argentina, dada la cercanía con ese país.

Trébol supo competir en los torneos de Argentina hasta que desde 1995 lo hace de manera ininterrumpida en los campeonatos de la Unión de Rugby del Uruguay (URU).

“Estas cosas son de las que van a quedar en el mejor de los recuerdos del club, porque para nosotros es muy emocionante ver cómo jugadores que no se formaron en las inferiores nuestras, en pocos años lograron un compromiso espectacular con el equipo y un gran sentido de pertenencia que hoy nos llena de orgullo”, le contó a Ovación Alejandro Fernández, presidente de Trébol y uno de los fundadores del club cuando tenía 16 años.

“Hoy tenemos un equipo muy competitivo que lucha también con las distancias. Algunos entrenan en Paysandú y otros en Montevideo. Los trayectos que hay que recorrer ya son parte de nuestra historia, estamos separados de la capital y lo asumimos porque es la realidad que nos toca”, explicó Fernández, subrayando que “en algún momento el trabajo paga, si no la vida no sería muy buena con clubes o equipos que luchamos en el día a día por mejorar. Hoy (por ayer) tuvimos un lindo pago”.

Trébol sumó profesionales en todas sus áreas para trabajar buscando un objetivo. A Martín Mendaro como coordinador de todo el rugby del club se le sumaron entrenadores jóvenes como Mateo Durán, quien impuso su sello y su amor por el deporte, y también al grupo de preparadores físicos y médicos que juegan un rol fundamental. “El rugby nos exige más y mejores cosas. Nosotros no le podemos pedir logros a los jugadores si no le ofrecemos ciertas cosas. Hoy se las podemos brindar y el resultado nos tiene a todos muy felices porque da gusto ver a estos muchachos en la cancha”, remarcó el presidente.

Trébol tuvo su premio y todo es fruto del trabajo de varios años de esfuerzo, lucha y amor por el rugby. Hoy festeja.

Andrés De León, el capitánde Old Christians, le da la copa al capitán de Trébol, Sebastián Samudio. Foto: Prensa URU.
De León, el capitán de Christians, le da la copa al de Trébol, Samudio. Foto: Prensa URU.

La copa: de un capitán a otro

El rugby uruguayo tuvo ayer otro día de fiesta. Old Christians y Trébol de Paysandú protagonizaron una electrizante final en cancha de Old Boys que terminó con la consagración del equipo del litoral.

Sebastián Samudio, capitán sanducero, recibió la “Copa 100 Años de El País” de manos de su colega Andrés De León, demostrando una vez más los valores del rugby.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)