LOS TEROS

Cinco claves del proceso celeste

El rugby uruguayo goza de un presente maravilloso. Los Teros se clasificaron directamente al Mundial de Japón 2019 y otra vez sacaron a relucir todo su potencial al más alto nivel.

Los Teros clasificaron directamente al Mundial de Japón. Foto: Fernando Ponzetto.
Foto: Fernando Ponzetto.

Una estructura amateur que trabaja, vive y piensa como profesional creyó en un proyecto serio y responsable al que se le puso mucho corazón y ganas.

Allá por el 2008, la Unión de Rugby del Uruguay (URU) se planteó organizar un proyecto a largo plazo que contaba con el apoyo de la IRB (hoy World Rugby) y también la Confederación Sudamericana de Rugby (Consur).

Se trataba de un cambio radical en un deporte que vio cómo se escaparon dos clasificaciones a los Mundiales de manera consecutiva (Francia 2007 y Nueva Zelanda 2011).

Fue así que primero se pensó en un lugar para instalar un Centro de Alto Rendimiento para el rugby y comenzaron las negociaciones con la Intendencia de Montevideo para lograr la concesión del Estadio Charrúa, un escenario que por ese entonces no tenía vida propia, contaba con escasa actividad y que hasta tenía sectores en peligro de derrumbe.

En la misma línea, pero en lo deportivo, se designó a Pablo Lemoine como head coach de Los Teros y casi que de inmediato, el Charrúa pasó a ser “La Casa de Los Teros”.

Ese fue uno de los pasos más importantes del rugby uruguayo en ese entonces para forjar todo lo bueno que llegaría después.

Al apoyo de World Rugby se le sumó el plan estratégico para atraer sponsors privados que sustentaron un proyecto ambicioso.

Llegó primero la clasificación a Inglaterra 2015 y el regreso a un Mundial luego de 12 años de ausencia (la última participación había sido en Australia 2003).

Tras ese Mundial, llegó la Era Esteban Meneses y con ella un cambio en el juego. A las bases defensivas se le sumó una ambición ofensiva de ser protagonistas. Todos tiraron del carro para el mismo lado y hoy el trabajo tiene sus frutos: Los Teros irán a Japón 2019.

2013
La casa de Los Teros
Foto: Archivo El País

El Estadio Charrúa pasó a manos del rugby, hubo inversión de la URU con apoyo de la World Rugby y también privados para que este escenario sea hoy “La Casa de Los Teros”, donde se forman y preparan los jugadores de todas las categorías con entrenamientos y también concentraciones. Un verdadero lujo.

2014
¡Al Mundial!
Foto: Archivo El País

Pablo Lemoine asumió como head coach de Los Teros en 2012. Uruguay no había clasificado a los Mundiales de Francia 2007 y Nueva Zelanda 2011. Exjugador de la selección, Lemoine armó un plan de trabajo pensando en Japón 2019 pero se encontró con el premio mayor: la clasificación a Inglaterra 2015 tras vencer a Rusia en el Repechaje.

2015
Llegó Esteban Meneses
Foto: Archivo El País

En diciembre de 2015, Esteban Meneses fue presentado como head coach de Uruguay. Arrancó en enero de 2016 y el primer año fue de adaptación al nuevo sistema de juego que tenía como gran objetivo ser protagonistas de los partidos haciendo hincapié en el ataque y en lo físico, pero sin dejar de lado las fortalezas defensivas.

2017
Nations Cup
Foto: Archivo El País

La World Rugby le otorgó a Uruguay la organización de la Nations Cup y Los Teros no fallaron: ganaron los tres partidos que jugaron, ante Italia Emergente, Rusia y España para quedarse con el título y ganar en confianza, afinando el sistema de juego que tan buenos resultados le dio al seleccionado uruguayo a lo largo de todo el año.

2018
Pasaje directo a Japón
Foto: Fernando Ponzetto.

Todo lo bueno que Uruguay hizo en 2017 se vio reflejado en la Eliminatoria por un lugar directo en el Mundial 2019. Los Teros vencieron a Canadá en Vancouver 38-29 y luego 32-31 en Montevideo para conseguir su pasaje directo a Japón. El equipo creyó en su idea de juego, la supo llevar a cabo y estará nuevamente en la gran cita del rugby.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)