MUNDIAL 2018

Uruguayos se hacen sentir en “el tren de la FIFA”

La travesía es gratuita para quienes tienen comprada su entrada para el partido ante Egipto. De Moscú a Ekaterimburgo son 26 horas de viaje.

Foto: Tren de la FIFA
Los celestes en "el tren de la FIFA". 

Decenas de uruguayos se toman el “tren de la FIFA” en el que arribarán con una diferencia de tres a cinco horas antes de que arranque el partido ante Egipto.

Los hinchas solo pueden reservar su lugar en este tren a través de una web siempre y cuando tengan antes la entrada. No pueden hacerlo si no compraron su localidad para el encuentro.

El tren FIFA
VEA EL VIDEO. Así es el tren que transporta a los uruguayos para el debut

Uno de los trenes que se dirigían para el lugar partía desde Moscú y demoraba 26 horas. Melisa Tassino, una uruguaya que compró su entrada y había pasado ya la mitad de su travesía, contó a El País que demora tantas horas por la distancia que existe entre un punto y otro. Y porque los trenes “son lentos”.

Como Moscú es la sede base de estos trenes gratuitos, si un hincha quiere ir de Ekaterimburgo a Rostov, donde Uruguay jugará su segundo partido ante Arabia Saudita, debe emprender el retorno hacia la capital rusa y de ahí partir hacia la siguiente sede. “Son 26 horas de vuelta y 17 horas hacia Rostov”. En su caso, tomará un avión de Ekaterimburgo a Rostov para hacerlo más corto.

El tren de la FIFA cuenta con “dormitorios” con capacidad para cuatro personas. Hay dos cuchetas y dos sillones que se hacen cama. Le entregan sábanas y almohadas para dormir. Cada vagón dispone de dos baños y cada tanto los limpian. “No hay grandes lujos, pero se puede dormir perfectamente”, contó Tassino, quien está en su compartimento con otros tres uruguayos.

En el vagón número siete hay un restaurante, en donde hay mesas para degustar algunos platos típicos de la comida rusa. “Venden sopa a unos 5 euros por ejemplo. También hay ensaladas o comidas rápidas”, contó. “Si bien los platos son chicos, y no hay demasiada variedad, es mejor de lo que esperábamos”, contó.

Las mujeres que atienden solo hablan ruso, pero hay personas que las asesoran y hacen la traducción al inglés. Lo mismo sucede con el staff del tren.

Los celestes se hacen sentir.

“Somos muy pocos uruguayos. En este somos 25 a 30”, indicó. El resto son egipcios, “que hay muchos”, aunque también vio rusos y algún colombiano. Estiman que son unos 400 en total.

Las selfies y fotografías son permanentes. “Muchos te frenan para sacarse una foto contigo. Es un clima espectacular”, agregó.

Y se hicieron sentir. “Fuimos al restaurante y empezamos a cantar canciones de Uruguay. Ellos callados y nosotros haciendo un poquito de ruido”, relató. “Le estamos poniendo onda a las 26 horas y se está haciendo llevadero”, relató.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)