RUSIA 2018

Uruguayos de afuera

Varios jugadores nacidos en otra tierra se pusieron alguna vez la Celeste; Vidal fue campeón mundial.

Campeones. Vidal, italiano, jugó por Uruguay; Ghiggia lo hizo por Uruguay e Italia. Foto: Archivo El País.
Campeones. Vidal, italiano, jugó por Uruguay; Ghiggia lo hizo por Uruguay e Italia. Foto: Archivo El País.

Está claro que Antonie Griezmann, aunque francés, es mucho más uruguayo que argentino, para dejar atrás la insólita discusión de estos días. Y si bien ya vistió la Celeste para dar una sorpresa a sus amigos Diego Godín y Josema Giménez, se trató simplemente de un gesto simpático.

Sin embargo, en el pasado hubo futbolistas que nacieron en otras tierras que se pusieron la camiseta de la Selección uruguaya para defenderla incluso en la Copa del Mundo.

Entre ellos, varios de los más grandes jugadores que pasaron por canchas uruguayas. En algunos casos con ciudadanía legal y en otros no.

Reglas. Las normas de la FIFA fueron durante años muy laxas, lo que permitió por ejemplo que se jugara sin la ciudadanía legal o que un mismo futbolista defendiera más de un equipo nacional durante su trayectoria.

El caso extremo fue el del húngaro de nacimiento Ladislao Kubala, que jugó bajo tres banderas: la de su país natal, Checoslovaquia y España (y después fue técnico de España).

Eso ya no resulta posible: quien representa a un equipo nacional ya no puede hacerlo por otro. Pero algunos abusos en las nacionalizaciones determinaron que la FIFA dispusiera en 2004 que debe demostrarse una “conexión clara” del futbolista con cualquier país que desean representar.

Esto no alcanza los casos en que se registraron cambios geopolíticos: por ejemplo, Alemania Occidental y Oriental, la Unión Soviética y Ucrania o Yugoslavia y Croacia.

Poole. Ya en el primer partido del seleccionado jugó el inglés William Leslie Poole, profesor del English School, donde se formó el Albion. Fue ante Argentina, el 16 de mayo de 1901 en la cancha del Albion, aunque es dudoso que se haya tratado de un encuentro oficial.

En la segunda década del siglo XX actuaron el mediocampista escocés John Harley, el arquero inglés Leonard Crossley y el puntero alemán Robert Buck, sobre todo en encuentros entre combinados de las ligas uruguaya y argentina, que no requerían la nacionalidad local. En 1919 actuó el defensa paraguayo Abraham Rebori contra Argentina por la Copa Newton.

Marcelino Pérez, nacido en Buenos Aires de padres españoles que se radicaron en Montevideo tres meses después, fue campeón sudamericano en Santa Beatriz 1935 y luego técnico celeste en algunos partidos (más tarde fue periodista de El País).

Campeón. El único futbolista no nativo que logró un título mundial con Uruguay fue Ernesto Vidal, nacido en Trieste (Italia) y formado futbolísticamente en Argentina. Era el puntero izquierdo titular en 1950 pero no pudo estar ante Brasil debido a una lesión.

Algunos medios españoles aseguraron que Pedro Cea y Lorenzo Fernández, campeón mundial de 1930, eran nativos de Galicia. Curiosamente, del mismo pueblo, Redondela, en Pontevedra. Sin embargo, ambos eran incuestionablemente montevideanos.

Para el Mundial de 1950 se pensó en llevar al argentino Juan Eduardo Hohberg, pero todavía no tenía la ciudadanía. En 1954 por fin pudo jugar y marcó dos goles en la memorable semifinal ante Hungría. En 1970 sería el técnico para el Mundial de México y volvió a ser llamado al cargo para las eliminatorias del Mundial 1978.

El fuerte zaguero Ladislao Brazionis, de origen lituano, fue campeón sudamericano con Uruguay en 1956.

El ecuatoriano Alberto Spencer y el argentino Juan José Rodríguez integraron una singular “Selección Montevideo”, una especie de combinado uruguayo reforzado, que enfrentó en Montevideo a Checoslovaquia, que volvía a Europa tras perder la final del Mundial de Chile en 1962.

El peruano Juan Joya defendió a Uruguay en un amistoso ante Alemania Oriental en Montevideo en 1965.

Entrenador. El único técnico extranjero que tuvo la Selección uruguaya fue el argentino Daniel Passarella, durante las eliminatorias para el Mundial 2002. Su contratación provocó revuelo, entre otros motivos, por su nacionalidad.

CASOS ESPECIALES

Desde la cuna hubo varios.

Dos campeones de América uruguayos nacieron en Buenos Aires: el mediocampista Gustavo Matosas, que llegó al mundo cuando su padre, Roberto, jugaba en River Plate argentino, se consagró en 1987; el actual arquero celeste Fernando Muslera, hijo de padres uruguayos que residían entonces en Argentina, lo hizo en 2011.

Sin embargo, ambos son ciudadanos naturales por ser hijos de uruguayos, por lo cual se los considera tan uruguayos como cualquiera desde la cuna.

Lo curioso es que ambos se consagraron campeones sudamericanos en el estadio Monumental, en el corazón de su ciudad natal.

Es un caso similar al de Matías Aguirregaray, nacido en Porto Alegre (Brasil), cuando su padre, Oscar, defendía al Internacional de esa ciudad.

Uruguayos bajo otras banderas por el mundo.

Así como varios extranjeros llegaron a jugar por Uruguay, también hubo uruguayos que defendieron a seleccionados de otros países. Y algunos lo hicieron por dos seleccionados, cuando no estaba vedado por la FIFA.

El primero fue Angel Romano, quien durante su actuación en Boca Juniors (1914) fue convocado a defender a Argentina, aunque no lo hizo ante selecciones. Además, cumplió una larga trayectoria con la blusa celeste. El único uruguayo que defendió a los albicelestes en un encuentro oficial fue Horacio Vignoles, justamente ante Uruguay, en 1913.

Miguel Andriolo, internacional celeste en 1937, fue campeón mundial apenas un año más tarde defendiendo a Italia, gracias a una permisiva (e interesada) legislación, que contaba como suyos a los descendientes de italianos.

Con la azzurra también jugaron dos campeones de Maracaná, Juan Alberto Schiaffino y Alcides Ghiggia, y uno de Montevideo, Ernesto Mascheroni. Ghiggia y Schiaffino llegaron a disputar las eliminatorias para el Mundial 1958, pero Italia no se clasificó.

También Ricardo Faccio, Rafael Sansone, Francisco Fedullo, Roberto Porta, Héctor Sena Puricelli, Francisco Frione, Manuel Figliola y Ulises Uslenghi jugaron por Italia.

José Emilio Santamaría vistió la celeste en el Mundial 54 y la roja de España en el Mundial 62. Como entrenador, dirigió a España en su Copa del Mundo (1982). Algunos años antes, la Asociación Uruguaya había pensado en él para encabezar un proceso con vistas a este torneo. Su contratación no pasó de la idea y Uruguay ni siquiera se clasificó. Hubiera representado toda una singularidad: como futbolistas y como entrenador bajo dos banderas.

En el Mundial de Estados Unidos 1994, ausente Uruguay, hubo en cambio dos futbolistas de este país en el equipo anfitrión: Fernando Clavijo y Tabaré Tab Ramos.

Y hay más casos. El arquero Luis De Agustini defendió a Libia. Por El Salvador jugaron Albert Fay y Adrián La Cruz y por Perú Julio Balerio.

Paolo Suárez, hermano de Luis, se nacionalizó salvadoreño en 2011 y todo apuntaba a que sería convocado al seleccionado local, pero problemas reglamentarios derivados de su residencia obstaculizaron el trámite.

Nelson Acosta, exinternacional celeste, fue el director técnico de Chile en el Mundial 1998. La lista de entrenadores uruguayos en selecciones extranjeras es larga y se destacan, entre otros, Ever Almeida, José Sasía, Gerardo Pelusso y Sergio Markarian en Paraguay, Walter Roque en Venezuela, Roberto Scarone y el mismo Markarian en Perú, reemplazado luego por Pablo Bengoechea.

En tiempos más lejanos, Ramón Platero dirigió a la selección brasileña: fue el único extranjero que ocupó ese cargo. Lo hizo en los Sudamericanos de 1923 y 1925.

ATILIO GARCÍA

Aportó sus goles

El goleador histórico de Nacional Atilio García, nacido en Junín, provincia de Buenos Aires, se nacionalizó uruguayo y jugó el Sudamericano de Chile en 1945 con la Celeste, marcando cinco goles en ese certamen.

ALBERTO SPENCER

Convirtió en Wembley

El ecuatoriano Alberto Spencer (en la foto con el peruano Juan Joya) no llegó a nacionalizarse, pero jugó por Uruguay en una gira por Europa en 1964. En esa oportunidad, le hizo un gol a Inglaterra en Wembley.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)