RUSIA 2018

"En Uruguay son tres millones de jugadores"

El francés coordinador de las formativas de Nacional anticipa un partido “cerrado y complejo” para hoy.

Pierre Sarratia
Pierre Sarratia junto a Didier Deschamps y Bixente Lizarazu en 2013 en el Centenario.

Pierre Sarratia cenó con Eduardo Belza y su esposa pocos días antes de que arrancara el Mundial y el fútbol fue el hilo conductor de la charla. Al despedirse, el coordinador general de las formativas de Nacional le repitió dos veces al charrúa que jugó en el Atlético Madrid, “por favor, no quiero un partido Francia - Uruguay en cuartos de final”.

Ayer, Pierre habló por teléfono con Ovación sentado en la butaca del avión que lo llevó hasta su Francia natal para visitar a su familia, como lo hace cada año. Sabía que llegaría a Ustaritz, la comunidad ubicada en el país vasco francés de la que es oriundo, con los minutos contados para ver el partido en la casa de su hermano.

Su mujer, que es uruguaya, y la razón por la cual el director técnico se mudó de continente en 2010, viajó con él a Europa, pero ella lo verá junto a una amiga en el restaurante que Luis Suárez tiene en Barcelona. “Aquí no hay conflicto familiar”, dice entre risas.

Compraron los pasajes antes de saber que ambas selecciones se enfrentarían porque desde que nacieron los nietos de Pierre él decidió viajar más seguido para disfrutarlos.

No se anima a vaticinar un resultado pero sabe que será un partido cerrado y complejo, y que le costará disfrutarlo. “Vivo en Uruguay y sé lo que representa el fútbol para esta sociedad”.

Hinchará por su país, aunque su corazón estará fragmentado. Si gana Francia estará muy feliz, pero sentirá pena por sus amigos uruguayos. Y si triunfa la Celeste se alegrará por sus allegados charrúas y sabrá que es merecido.

Lo único que ruega es que no haya penales, como sucedió aquel 13 de julio de 2013 en la final del Mundial Sub 20 donde la copa la llevó Francia.

Desde adentro. Pierre conoce muy bien a Didier Deschamps, actual técnico galo, porque lo dirigió cuando apenas tenía 13 años en un equipo del país vasco junto a Bixente Lizarazu. Dice que su temperamento no ha cambiado desde entonces.

“A los 13 años ya era un jefe”, asegura. Y recuerda que no dudó cuando el presidente de uno de los club más ricos de Burdeos lo fue a buscar porque lo quería en su plantel. “El señor mandaba por ser un poco el dueño del fútbol francés, y le dijo, ‘quiero que vengas a Burdeos’. Ese chico de 14 años le contestó, ‘no voy a ir. Punto’. Eso es carácter”.

Entrenó al hoy golero francés, Steve Mandanda, mientras estuvo al frente de la Selección. Y recrea una charla que mantuvo con él después del amistoso que Uruguay le ganó a Francia 1 a 0 en el Centenario con gol de Luis Suárez en 2013: “Me dijo, ‘no vi salir el tiro, lo de Suárez era como una escopeta’”.

Pierre Sarratia
Pierre Sarratia en sus funciones con el club tricolor.

Garra. El responsable de las formativas tricolores repite tres veces que la Celeste es pasional, da todo en la cancha, y eso hará más compleja la chance de meterse en semifinales para Les Bleus.

“Hoy serán tres millones de jugadores que entrarán a darlo todo por su país, no es lo mismo que Francia”.

Opina que la principal fortaleza de los dirigidos por Tabárez es el juego en equipo. Mientras que los de Deschamps apostarán a la creatividad y la posesión de pelota. “Pero en este partido influirá el corazón, la inteligencia y lo que hagan jugadores como Suárez, Pogba y Mbappé”.

El hecho de que Uruguay se ubique entre los ocho mejores del mundo no es solo casualidad, según Pierre.

“No es un milagro, pasa por algo, y tiene que ver con lo que significa el fútbol para ustedes: lo traen en los genes, forma parte de su personalidad y de los esfuerzos que tienen que hacer para conseguir una cancha, por ejemplo”.

Pierre observa esta situación día a día en las formativas de Nacional. Dice saber de primera mano cómo es el sacrificio de esos jóvenes que llegan de lugares lejanos y de contextos complejos anhelando cumplir su sueño.

“El fútbol es tan importante en Uruguay porque representa la posibilidad de tener un rango social más elevado y una vida mejor”.

Maestros. El hombre que trabajó 30 años en la Federación Francesa de Fútbol y estuvo una década al frente de las juveniles de su país se mudó a Uruguay por amor en 2010. Dos años después, asumió el cargo que Sebastián Taramasco dejó vacante y se convirtió en el coordinador de las juveniles tricolores.

Pierre es maestro de escuela, igual que Tabárez, y reconoce en el entrenador uruguayo mucho de esa profesión: “Primero habla con las personas y después con los jugadores”.

Se dice afortunado por haber conocido bien a Tabárez. Apenas desembarcó en Uruguay, le acercó el libro Maracaná, los laberintos del carácter, de Franklin Morales, con una dedicatoria: “Pierre, para que entiendas un poco lo que es el fútbol uruguayo”.

“El Maestro Tabárez conoce las fortalezas de sus jugadores y dirige la selección como un jefe de orquesta, con mucha calidad y talento”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)